Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ecologistas piden medidas de choque para frenar el deterioro de la Casa de Campo

Invasión incontrolada de coches, especies en peligro, arroyos contaminados, especulación... La plataforma Salvemos la Casa de Campo, que reúne a una decena de grupos ecologistas y vecinales, ha pedido medidas urgentes para evitar el negro futuro que acecha al pulmón verde de Madrid. El concejal de Medio Ambiente, Jorge Tinas, considera que la ofensiva ecologista es "demagogia pura". Según Tinas, la Casa de Campo es el espejo donde ha de mirarse el monte de El Pardo, un espacio muy deteriorado que ahora pretenden recuperar el Ayuntamiento, la Comunidad y el Patrimonio Nacional.

La recién nacida plataforma dio anoche sus primeros pasos con una manifestación en la plaza de la Villa. Alrededor de 100 personas se concentraron en dicha plaza para protestar contra el deterioro ambiental que está experimentando la Casa de Campo. Los manifestantes portaban pancartas con leyendas como: "Salvemos la Casa de Campo". Los concentrados se disolvieron a las 21 horas, tras leer un comunicado.La tarjeta de presentación de Salvemos la Casa de Campo es un informe muy crítico sobre la labor realizada por el Ayuntamiento en el parque en los últimos años. El panorama que dibujan los ecologistas es el de una Casa de Campo torturada por miles de coches que a diario la atraviesan, surcada por dos arroyos muy contaminados -Antequinas y Meaques- y expuesta a los devastadores efectos de la lluvia ácida.

Según el citado informe, la erosión del suelo es constante debido a la desaparición de la cubierta vegetal. Los ecologistas critican también los sistemas de reforestación: se talan olmos y no se plantan nueva especies, se rodean las raíces de los pinos con escayola y se estrangula su crecimiento...

La plataforma advierte también sobre dos "amenazas": la especulación en los terrenos colindantes a la Casa de Campo y la privatización de varios recintos, que deja a los madrileños sin el 16% de las 1.700 hectáreas del parque.

¿Soluciones? Los ecologistas han pedido que el parque sea declarado zona natural protegida y que se cierren las puertas al tráfico privado. Reclaman también la creación de una línea interior de autobús no contaminante, el refuerzo de la vigilancia contra incendios y la paralización de construcciones en los límites del parque.

Según Jorge Tinas, concejal de Medio Ambiente, la campaña no tiene razón de ser: "La Casa de Campo está en la mejor situación de los últimos años. La masa forestal y la vegetación están como nunca. La voz de alarma de esta plataforma me parece demagogia".

Tinas anunció ayer la creación de una estación ornitológica y la apertura de los primeros carriles-bici en el parque.

30 toneladas de escombros

El otro pulmón verde de la ciudad, el monte de El Pardo, fue también objeto de una campaña ecologista en 1988. Tras 15 años de abandono, las autoridades reaccionaron y emprendieron a finales de año una operación de limpieza de la zona pública. Se sacaron más de 30 toneladas de escombros.El Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y Patrimonio Nacional firmaron ayer un convenio para recuperar la zona. "La situación era caótica por culpa de los excusionistas y de los vertidos ilegales", reconoció ayer Luis Maestre, director de la Agencia de Medio Ambiente.

"Durante años, El Pardo ha sido como una finca privada del Patrimonio Nacional, y la Comunidad no ha podido hacer nada para frenar su deterioro", añadió Maestre.

Ahora, con 360 millones de presupuesto para este año, se seguirán barriendo los montones de escombros que aún quedan, se abrirán nuevas zanjas para impedir la invasión del monte por los coches, se acotarán las zonas recreativas e incluso se creará un pequeño zoo de fauna autóctona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de junio de 1989

Más información

  • El Ayuntamiento, la Comunidad y el Patrimonio Nacional acuerdan la recuperación del monte de El Pardo