Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vecinos de un barrio de San Roque patrullan para impedir el tráfico de drogas

Vecinos de Taraguilla, barriada de San Roque (Cádiz), patrullan las calles de la población para impedir el creciente tráfico de estupefacientes que vienen descubriendo en los últimos meses. El vecindario, en grupos, intercepta a los vehículos que estima "sospechosos" y pide la documentación a sus conductores.Las patrullas ciudadanas se mantienen vigilantes hasta altas horas de la madrugada para impedir el tráfico de drogas ya que "es habitual que se acerquen vehículos de fuera, con personas que quieren comprar o vender droga", según manifiesta uno de los vecinos.

Como consecuencia de esta actitud vecinal, el pasado domingo por la noche se produjo un altercado cuando uno de los interceptados, presunto traficante, amenazó con una escopeta al grupo que le impedía la entrada. Tras un momento de tensión, el incidente se cerró sin mayores consecuencias. "Afortunadamente, los conductores desisten de su intención cuando los paramos. Si no fuera así tendríamos muchos más problemas", añade otro de los vecinos.

Tras el suceso, los vecinos convocaron una asamblea en la que acordaron no comparecer ante las urnas el próximo día 15 como medida de protesta por "la ineficacia de la Administración para vigilar y reprimir el tráfico de estupefacientes en la zona". Para el vecindario lo primero es Taraguilla y después Europa". El acuerdo ha sido remitido a los distintos partidos políticos.

Las referidas movilizaciones no son las primeras que afrontan los vecinos de esta y otras dos barriadas sanroqueñas, Estación de San Roque y Miraflores, todas ellas ubicadas en el extrarradio de la población campogibraltareña.

El tráfico de estupefacientes provocó hace unos años que se constituyera una coordinadora para la prevención de la drogodependencia, que canaliza las distintas actuaciones para demandar mayor vigilancia policial.

En concreto, este colectivo ha emprendido una campaña de recogidas de firmas en un documento que, una vez cumplimentado, será remitido al gobernador civil de la provincia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de junio de 1989