Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Renfe autorregularán los servicios que funcionarán en la huelga de hoy

Los trabajadores de Renfe autorregularán ellos mismos los servicio mínimos que funcionarán en la huelga de hoy, dado que consideran abusivos los decretados por el Ministerio de Transportes. La nueva ruptura en las negociaciones del convenio, tras una larga reunión que acabó en la madrugada pasada, ha provocado que los trabajadores mantengan el paro de 24 horas. El comité intercentros ha acordado conceder un: tregua en el conflicto entre los días 10 y 19 de junio por la celebración de las elecciones europeas.

Las informaciones de los sindicatos sobre el cumplimiento de los servicios mínimos son diferentes. CC OO afirma que se van a respetar en largo recorrido un tren radial en cada dirección y sentido. En cuanto al servicio de cercanías, prevén que funcione en las horas punta -de 6 a 9 y de 18 a 21 horas- en un porcentaje del 40% respecto al de una jornada habitual, frente a la cifra entre el 50% y el 75% que figura en el decreto de Transportes. UGT asegura que no va a funcionar ningún tren y recomienda que no se use el ferrocarril.Anoche, a las 21 horas, tres antes de iniciarse la huelga, se registraron incidentes. Según la empresa, un grupo de unos 250 trabajadores inutilizó dos trenes en la estación de Madrid-Chamartín, uno de ellos en el cruce de vías que interrumpía el paso de las unidades que enlazan con el norte de la península. Fuentes de la dirección hablaban de "un posible sabotaje".

La información de la última reunión negociadora del convenio es confusa. Comisiones y la empresa reconocen que la oferta salarial hecha con carácter extra oficial asciende al 6,5%, mientras que UGT mantiene que la dirección no se ha movido del 5,75%.

Todos coinciden en que la creación de empleo es uno de los puntos más conflictivos. No se ha admitido la propuesta sindical de crear 1.000 nuevos empleos que para la dirección son 1.850, ya que suma la incorporación, sí aceptada, de 600 militares en prácticas y de 250 trabajadores en excedencia voluntaria. Para UGT hay otro punto igual de conflictivo: la fusión de siete categorías profesionales en una.

Tampoco Renfe aceptó incluir en el convenio una garantía expresa de que no se va a privatizar la compañía. Un portavoz de ésta asegura que tal privatización no va a existir y lo que se pretende es que "Renfe funcione como una empresa privada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de junio de 1989

Más información

  • Nueva ruptura en las negociaciones del convenio