Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Walesa afirma que Polonia camina hacia la libertad

, Los polacos acuden hoy a las urnas en las primera elecciones desde el final de la guerra, en las que los comunistas tienen que medir su representatividad con la oposición. "Nos encaminamos a grandes pasos hacia la democracia y la libertad que todos reclamamos desde hace mucho tiempo", manifestó ayer en la alocución televisiva el líder de Solidaridad, Lech Walesa, en el cierre de la campaña electoral.

MÁS INFORMACIÓN

Más de 27 millones de polacos decidirán la composición del Senado de 100 miembros y del 35%. de los 460 escaños de diputados de la Dieta (Cámara baja). El 65% de los diputados será, según el acuerdo del régimen con la oposición en la célebre mesa redonda, para los candidatos oficiales. Se espera una rotunda victoria de los candidatos de Solidaridad en el Senado, que podría llegar a ocupar, según los últimos sondeos, hasta tres cuartas partes de la Cámara.No son aún las elecciones plenamente libres como en un Estado democrático de tipo occidental, pero sí representan un enorme paso hacia las mismas en un proceso de transición que ha sorprendido al mundo y supone una evolución sin precedentes en un estado socialista del Este de Europa.

Las elecciones polacas son un hito en el proceso de descomposición y desmantelamiento del sistema stalinista en Europa orienta¡. Del futuro de la Polonia poselectoral -el éxito o el fracaso de la transición democratizadora- depende en gran medida todo el proceso liberalizador en los países socialistas aliados de Varsovia.

El jefe del Estado y del partido comunista, Wojciech Jaruzelski, pidió por televisión una amplia coalición electoral, un pacto poselectoral en favor de las reformas económicas y democratizadoras de la consolidación del Estado y el desarrollo de Polonia. Jaruzelski manifestó que el camino del entendimiento y de las responsabilidad es vital para sacar al país de su dramática situación económica, política y social.

Tras 40 años de farsas electorales con listas cerradas y resultados predeterminados, incontrolables y manipulados en favor de la política del partido, Polonia ha sido escenario de una campaña electoral con debates e intercambio de ataques y críticas entre los diversos contendientes. Gozará por primera vez en la historia de la posguerra de un control de los resultados por parte de todas las fuerzas políticas que otorgará credibilidad a los mismos. "Estas elecciones no serán totalmente libres, pero sí honestas", decía el semanario católico Tygodnik Powszechny.

El sindicato independiente Solidaridad, que concurre como comité cívico, participa en la casi totalidad de las 22.000 mesas electorales. La única preocupación por posible manipulación del resultado se basa en el voto de los polacos residentes en el exterior.

Votos en el extranjero

Mientras los consulados polacos en Estados Unidos, Australia, Canadá y otros países occidentales cuentan con interventores de Solidaridad no suceden así en la URSS; Checoslovaquia o la RDA. Los votos en el extranjero podrían decidir la pugna en el distrito centro de Varsovia, donde se enfrentan el ministro de Información, Jerzy Urban y Andreij Lapicki, un conocido actor vinculado a Solidaridad.

El líder del sindicato independiente, Lech Walesa, solicitó ayer por televisión el voto para sus candidatos por "el bien de Polonia" y llamó a los polacos tanto a acudir a las urnas como a confirmar después su voto en un compromiso con el futuro de Polonia en su trabajo cotidiano. "Polonia será la que nosotros construyamos no en concentraciones ni en la calle, sino en el trabajo".

Lech Walesa rebajó las expectativas de sus partidarios, que en su mayoría cuentan con barrer al Partido Comunista en las pugnas abiertas en el Senado y en el tercio del congreso de diputados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de junio de 1989

Más información

  • 27 millones de polacos acuden hoy a las urnas