Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Con raíces

Silvio, una de las figuras del rock más populares de Andalucía, que canta mezclando idiomas "por el bien de la música, ya que, como en la poesía, en la música existen unos recursos especiales para darle el ritmo y el acento que ésta necesita", cree que el rock andaluz "es una carroña". Silvio, que tiene ahora 43 años, lleva en el mundo de la música desde los 18. Desde entonces ha desfilado por un montón de grupos hasta, en 1980, formar Silvio y Luzbel -ahora se llaman Silvio y Sacramento-, en el que abandonó la batería por el micrófono."El rock andaluz lo inventaron Los Payos y lo sublimó Triana; luego se acabó. Andalucía, al igual que el resto de España, está saturada de grupos; hoy todo el mundo toca porque hay muchas facilidades y no para de salir gente nueva. El feeling no lo da la experiencia, es de nacimiento", afirma Silvio. Pedro y los Picapiedras son, en opinión del cantante sevillano, los más rockeros que hay en Sevilla, ,,aunque son muy jóvenes y ni ellos mismos lo saben".

Tres tendencias

Otro de los clásicos del rock andaluz es el grupo granadino 091. Su batería, Cayetano González, Tacho, tiene 25 años y lleva 10 moviéndose en ambientes musicales. Para Tacho, el rock andaluz tiene tres tendencias. En la primera engloba a la gente con raíces flamencas, como Ketama o Veneno; en la segunda sitúa a los grupos estándar, y en la tercera, donde ubica a 091 y a otros grupos como Dogo y los Mercenarios y Los Amos del Mundo, están los pequeños grupos underground que hacen un rock más auténtico. "Andalucía no tiene un mercado separado, sino que forma parte de la dinámica nacional. Aquí no se potencia el componente subversivo que tiene la musica rock, sino que se entra por el aro del consumismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de mayo de 1989