LA URSS ESTRENA PARLAMENTO

Gorbachov, elegido presidente del Soviet Supremo de la URSS

PILAR BONET, El líder Mijail Gorbachov fue elegido ayer presidente del Soviet Supremo de la URSS (jefe del Estado) por una absoluta mayoría, tras ser obligado a justificar su política y defender su candidatura por el Congreso de los Diputados Populares de la URSS, que se reveló como un foro agitado, impaciente y crítico, dispuesto a poner un precio a su apoyo al máximo dirigente. Alrededor de las once de la noche, tras una votación secreta cuyo único candidato era Gorbachov, se anunció que éste obtuvo 2.123 votos a favor, 87 en contra y 11 abstenciones.

Más información

Andrei Sajarov, el diputado símbolo de los valores democráticos en la época de Leonid Breznev, expresó su "apoyo de todo corazón" a la política de perestroika iniciada por Gorbachov, pero dijo no poder tomar parte en la elección del presidente por no haberse debatido antes las principales cuestiones políticas. Sajarov, que propuso la aprobación de un decreto que convirtiera al Congreso en el único Parlamento legislativo, definió como "condicional" su apoyo a Gorbachov.Este carácter condicional se hizo extensivo a otros oradores, muchos de los cuales se opusieron a la concentración del puesto de secretario general del partido y de presidente del Soviet Supremo y le pidieron renunciar a sus cargos en el PCUS.

Otras dos candidaturas a la presidencia fueron propuestas ayer en el Congreso, pero ninguna de ellas prosperó. Boris Eltsin, el defenestrado jefe del partido en Moscú, retiró su candidatura, presentada por dos miembros de la delegación de Sverlovsk, su tierra natal, en los Urales. Eltsin agradeció la confianza depositada en él por los representantes de Sverlovsk, pero apeló a la disciplina del partido, favorable a la concentración del puesto de secretario general y presidente del Soviet Supremo de la URSS, para justificar su retirada. Eltsin dejó bien claro que, dada su condición de parado por haber dejado el puesto de vicepresidente del Comité de la Construcción de la URSS, estaría de acuerdo en desempeñar otro cargo.

Pasa a la página 3

Boris Eltsin defiende una 'perestroika' más radical

Viene de la primera páginaBoris Eltsin manifestó que está "lleno de energía", que apoya la política de perestroika y que está dispuesto a dar a ésta un "carácter más enérgico y radical". El diputado Aleksandr Obolenski, un ingeniero ruso y sin partido de un instituto geofísico en la península de Kola, en el Círculo Polar Ártico, se propuso a sí mismo como presidente, tal como había prometido a sus electores. Obolenski envió una nota al Presidium, que Gorbachov contempló con gesto sorprendido durante largo rato antes de anunciar de qué se trataba.

Obolenski recibió la posibilidad de exponer su programa, cosa que hizo a lo largo de 20 minutos, pero no consiguió la mayoría necesaria para ser considerada en el Congreso, que reunió a 2.137 de sus 2.250 miembros. "No soy tonto y comprendo que mis posibilidades de vencer a Gorbachov son nulas, pero aprendemos democracia y necesitamos un presidente para el futuro, necesitamos una alternativa a Gorbachov, que en las listas haya dos o más nombres".

La sesión, retransmitida íntegramente en directo por radio y televisión, comenzó a las 10 de la mañana en el Palacio de Congresos del Kremlin. Las cámaras enfocaron a Gorbachov, al principio sentado en el patio de butacas con gesto tenso y mirada de preocupación.

Mientras el jefe de la comisión electoral, Orlov, se disponía a elegir el Presidium y establecer el orden del día, un diputado letón se hizo con el micrófono y pidió a los asistentes ponerse de pie en memoria de las víctimas de la represión del mitin del 9 de abril en Tiflis (en la República de Georgia). El improvisado orador tuvo tiempo para inquirir sobre las responsabilidades de la acción represiva y preguntar por el tipo de gas utilizado. Gorbachov, indeciso, hizo un gesto automático para levantarse de la silla, en tanto una parte de la sala se ponía brevemente en pie. Las interpelaciones por los sucesos de Tiflis, para cuyo esclarecimiento el Congreso acordó crear una comisión, se repitieron durante la jornada. Gorbachov dijo haber sido informado de la difícil situación en Tiflis al Regar a Moscú procedente del Reino Unido, y la decisión de enviar a Shevardnadze a la capital georgiana en la noche del 8 al 9 de abril fue anulada ante las palabras tranquilizadoras de la directiva local.

La polémica de las "dachas"

Gorbachoy tuvo que responder a una pregunta sobre las dachas (villas) de la directiva soviética en la península de Crimea, y dijo que ni él ni su familia habían tenido nunca una dacha personal. Aficinó que la construcción de una cantidad no específicada de dachas en Crimea era un proyecto heredado, el último de este tipo, y que una decena de las villas habían sido entregadas a instituciones que las necesitaban. El líder propuso crear una comisión que examinara la cuestión de los privilegios e hiciera un inventario del patrimonio de la directiva.

La concentración de los cargos de jefe del partido y del Estado en una misma persona fue defendida por Gorbachov en las actuales circunstancias, ya que, según dijo, la división de funciones entre Estado y partido está sólo en su comienzo. El líder dejó sin contestar la pregunta de un delegado de Gorki que pidió su opinión y la de Eltsin sobre los diputados Telman Gdlian y Nikolai Ivanov, los jueces que han denunciado la supuesta corrupción en las altas esferas del partido, centro de una polémica que divide a la opinión pública.

Gorbachov fue objeto de críti-cas por su política interior y económica. Uno de los diputados dijo que los magníficos éxitos de Gorbachov en política exterior no se acompañan con victoriasen el interior del país. En las últimas intervenciones del líder, dijo, no hay la "exactitud y la valentía" que le caracterizaban antes. El dirigente fue también objeto de alabanzas exuberantes como las del escritor de Kirguisia Chinguiz Aitmatov.Aitmatov fue criticado por su tono florido por Víctor Mironenko, que dijo: "Este gran líder de nuestro tiempo no necesita elogios". "¡Ah!", añadió, "creo que yo también lo he alabado".

Otro de los diputados dijo que sus electores comparan a Gorbachov con Napoleón, que se dejó vencer por la vanidad y llegó a ser emperador.Raisa, la esposa del líder, fue defendida por una diputada armenia y por otro orador, aunque el tema no venía a cuento en la discusión sobre la candidatura de Gorbachov.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de mayo de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50