Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Desvirtuar la falsación

En su carta al director del pasado 16 de mayo, don Jorge Raúl Negro enuncia cinco puntos que corresponden a respectivas imprecisiones de un artículo anterior mío que desvirtúan el criterio de falsabilidad de Popper. Contesto:1. Empiezo hablando de verdad en lugar de teoría para conectar mi texto con el término empleado por Vargas Llosa; por lo demás, y en el resto del texto, la falsabilidad queda perfectamente relacionada con el concepto de teoría (líneas 3, 7, 11, 20, 37, 40, 43, 51, 57, del tercer párrafo). La desvirtuación es imposible.

2. ¿Dónde menciono las contradicciones internas de una teoría? Alucinación preocupante de don Jorge Raúl.

3. Insisto: la falsabilidad es más esencial que la falsación aunque sólo sea porque la primera es condición necesaria para la segunda. Y queda claro: la primera demarca científicamente una teoría, la segunda acaba con la vigencia de la misma. Tampoco aquí hay posibilidad de desvirtuar nada. La posibilidad sugerida por don Jorge de una teoría falsable que no puede ser falsada (sic) sí contiene una cómica contradicción interna de la que me declaro totalmente inocente.

4. Insisto: el norte de la investigación científica no consiste en falsar las teorías existentes y aquí es donde Jorge es quien desvirtúa, no a Popper, sino la diaria labor de todos los científicos del mundo.

5. Aquí se descuelga don Jorge con la cuestión de los límites de la falsabilidad, lo que no es sino una entusiasta adhesión al final de mi tercer párrafo, olvidándose que se trataba de apuntar imprecisiones desvirtuantes.

Y para terminar, cuando digo que conviene que un político se parezca más a un científico que a un profeta, digo científico, no cientifista, que me desvirtúa usted, don Jorge Raúl. El cientifista (e incluso el científico) puede llegar a ser un tirano, es verdad, pero se trataba de decir que un profeta lo tiene más fácil- Jorge Wagensberg.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de mayo de 1989