Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inflación en los últimos 12 meses se situó en el 6,7%, tras un repunte en abril del 0,3%

C. M., El Ministerio de Economía y Hacienda confía en que la inflación pueda reducirse en los próximos meses de verano y aguanta el tipo hasta que surtan efecto las medidas fiscales recientemente aprobadas. Entre tanto, los precios en abril subieron un 0,3%, frente a una caída de idéntico porcentaje registrada en el mismo mes del año anterior. Con ello, la inflación en los últimos 12 meses se situó en el 6,7%, y, en un 2,2% primer cuatrimestre. La inflación subyacente -sin alimentos elaborados y sin productos energéticos- continúa al alza con un crecimiento del 7,3% en el último año.

La caída registrada en los precios de los productos alimenticios en el mes de abril (-0,3%) ha permitido que la inflación en este mes haya subido sólo un 0,3%. Esta subida es calificada por el Ministerio de Economía y Hacienda de "moderada" respecto a los datos registrados en los meses anteriores ya que sólo en enero subió un 1%, en febrero un 0,2% y en marzo un 0,6%. Con ello, el acumulado del año se ha situado en un 2,2%, algo menos del doble que la tasa registrada en los cuatro primeros meses de 1988 (1,3%).Economía considera que en la primera mitad del año padeceremos un efecto óptico ya que los primeros meses del pasado año fueron "muy buenos", según explica Federico Prades, director general de Previsión y Coyuntura de este ministerio. El arranque del pasado año permitió alcanzar al final del ejercicio el 5,8% de inflación.

Este año, el Gobierno no ha fijado objetivos pero pretende que sea inferior a este 5,8% y que no se amplíe el. poco más de un punto que en estos momentos existe en el diferencial de inflación con los países de la OCDE. Este diferencial, sin embargo, ha aumentado "ligeramente" en el mes de abril "aunque todavía este dato se encontrará en niveles inferiores a los registrados en el mes de diciembre y enero pasados Economía.

Hasta el mes de abril, el acumulado del año está en el 2,2%, lo que supone algo menos de la mitad de ese objetivo final, aunque aún quedan dos meses para que se llegue al ecuador del año. Hasta entonces, los precios deberían de reducirse partiendo de una tasa anual (de los últimos doce meses) que ya está en el 6,7%. Esta tasa en abril del pasado año estaba en algo más de la mitad, concretamente en el 3,9%.

Las buenas noticias al respecto se producirán en julio, agosto y septiembre, según esperan las autoridades económicas. Para entonces las comparaciones serán menos odiosas ya que en verano del pasado año los precios alcanzaron incrementos del 1,2% en julio y del 1% en agosto y en septiembre.

Cuando llegue septiembre

No sólo las matemáticas pueden estar a favor de los precios en los meses más calurosos del año. También se confía en que, para entonces, puedan surtir efectos las medidas fiscales y presupuestarias aprobadas por el Gobierno el pasado viernes cuyo objetivo es desalentar una demanda interna que está creciendo en términos reales un 6%. Las empresas deberán en julio un 10% en el pago a cuenta sobre el impuesto que grava sus beneficios y los ministerios empezarán a echar cuentas de lo que les queda tras el recorte en sus presupuestos de, 115.000 millones de pesetas.

El dato más preocupante, como en meses anteriores, continúa siendo el de la denominada inflación subyacente que ha subido tres décimas en abril hasta situarse en el 7,3%. Según los datos de Economía el sector servicios es el que más empuja al alza los precios va que han subido en abril un y en tasa interanual un 9,3%. Los precios de los productos industriales, por el contrario, han subido algo más que el índice general, un 0,4%, si bien sobre los últimos doce meses están en el 3,1%. Los productos alimenticios, por el contrario, han decrecido un 0,3% un 7,9% en los últimos doce meses) mientras que los energéticos no han subido.

En los diferentes capítulos del IPC las variaciones en abril las siguientes, según los datos del instituto Nacional de Estadística: alimentación (-0,3%), vestido y calzado (0,5%), vivienda (0,8%), menaje (0,5%), servicios médicos (0,3%), transportes (0,4%) esparcimiento y cultura (0,3%) y otros gastos (0,9%). Dentro de los productos alimenticios destacan una bajada del 14,3% en los precios de las frescas y del 1,8% en el pescado; las subidas más importantes se han producido en los pollos (5,8%), en las hortalizas frescas y las patatas (4,6%) y en el cordero (2,3%). En el resto de productos destaca una subida del 1,3% en los precios de las viviendas en alquiler, el mismo porcentaje para las servicios del hogar y una subida del 0,7% en las prendas de mujer.

Por autonomías

Por comunidades autónomas las variaciones son las siguientes: Andalucía (0,4%), Aragón (0,1%), Asturias (0,2%), Baleares (0,5%), Canarias (0,1%) Cantabria (0,7%, Castilla-La Mancha (0,1%), Castilla y León (0,1%), Cataluña (0,1%), Comunidad Valenciana (0,6%), Extremadura (0,4%), Galicia (0,4%), Madrid (0,2%), Murcia (0,8%), Navarra (0,2%), País Vasco (-0,1%), y La Rioja (1%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de mayo de 1989

Más información

  • Fuerte subida de los precios de las viviendas en alquiler y descenso en los productos alimenticios