Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sindicatos y patronal critican el 'abuso' de la política monetaria por su ineficiencia para frenar los precios

EL PAÍS, El sindicato Comisiones Obreras, la UGT y la patronal CEOE coinciden en resaltar la ineficacia de la política monetaria para controlar los precios El sindicato Comisiones Obreras considera que el crecimiento de los precios en un 0,3% en abril supone "un grave rebrote de las tendencias inflacionistas de la economía española que tiene como causa la política monetarista del Gobierno".

El sindicato afirma que el aumento de los precios al consumo en un período en el que "los costes laborales unitarios no están ejerciendo presión alguna", indican que el origen de la inflación está profundamente relacionado con el aumento de las rentas no salariales y de los beneficios de carácter especulativo que se están generando en nuestro país.

Por su parte, el director del departamento de Economía de la CEOE, José Folgado, señaló que lo más preocupante no es sólo el dato del IPC de abril, sino "que se esté consolidando una tendencia al alza de la inflación subyacente". Añade que la incoherencia de los sindicatos está provocando que la inflación se traslade a los aumentos salariales en una actitud "que va en contra de lo que necesita la economía española".

Critica además lo que, según Folgado, es una política presupuestaria inadecuada que, tarde o temprano, se verá abocada a reducir los gastos públicos de carácter consultivo. Añade que las medidas adoptadas hasta ahora son muy témies y no van a ayudar mucho a reducir los precios. Y concluye que la política monetaria tiene efectos en subidas de los tipos de interés lo que se traduce en inflación.

Por último, UGT insiste en que los datos sobre los precios demuestran el fracaso de la política monetaria que "lejos de contener los precios han demostrado no sólo ser ineficaces sino contraproducentes". Aña de que esta política tiene "consecuencias negativas sobre el crecimiento y el empleo".

El sindicato pone de manifiesto "la torpeza de los responsables económicos de nuestro Gobierno" al diseñar una política que, "según ellos, enfríe nuestra economía sin importarles la disminución en la creación de empleo, cuando esa misma política ha supuesto mayores costes financieros, la atracción de la inversión extranjera hacia actividades especulativas en detrimento de actividades productivas, un aumento del tipo de cambio y un considerable incremento del déficit exterior".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de mayo de 1989