Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hassan II intenta conciliar las posiciones de Libia y Egipto

La negativa del líder libio, coronel Muammar el Gaddafi, a aceptar la readmisión de Egipto en la Liga Árabe y el empeño del presidente egipcio, Hosni Mubarak, en regresar a esa organización por la puerta grande son los grandes quebraderos de cabeza de Hassan II en vísperas de la celebración en Casablanca de la cumbre árabe extraordinaria. Gaddafi efectuó el pasado sábado una imprevista visita a Casablanca, en lo que se interpreta como un gesto de deferencia hacia el monarca marroquí.Al recibir y despedir en el mismo día a Gaddafi, Hassan II presentaba el aspecto de un hombre preocupado, según evidenciaron las imágenes difundidas por la televisión marroquí. El libio, sonriendo y levantando sin desmayo el puño, parecía más en forma. Hassan II había intentado convencer a Gaddafi para que acuda a la cumbre, que se celebrará el 23 y el 24 de mayo.

Fuentes oficiosas marroquíes afirman que es dificil que Gaddafi esté en la cumbre, aunque es probable que envíe a un segundo. Marroquíes y libios han -visto en la visita de Gaddafi a Casablanca una prueba de que el coronel desea mantener buenas relaciones con Hassan II y sigue militando por la Unión del Magreb Árabe.

Para ser efectivo el reingreso .de Egipto en la Liga Árabe no debe registrar ni un solo voto en contra, por lo que Hassan II, promotor de la idea en su calidad de anfitrión, necesita al menos la abstención de Libia. Siria ya ha adelantado que votará con la mayoría.

Hassan II sostiene estos días largas conversaciones telefónicas con Mubarak, cuya posición parece tan inflexible como la de Gaddafi. El presidente egipcio quiere participar en la cumbre desde el primer momento, lo que significa saltarse el requisito formal de una votación previa de los otros jefes de Estado favorable a la readmisión del país del Nilo en la Liga Árabe. Mubarak ha dicho que no está dispuesto a hacer en Casablanca ni un minuto de antesala.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de mayo de 1989