Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reencuentro con Lech Walesa

El hasta ayer secretario general del Consejo de Europa, Marcelino Oreja, reconoció sentirse embargado por una gran emoción al reencontrarse con el líder sindicalista polaco, Lech Walesa, a quien conoció el pasado año en Varsovia.Uno de los últimos actos de Oreja fue esta reunión, que aprovechó para invitar al creador de Solidaridad a visitar España Como colofón, le entregó la medalla de oro del Consejo de Europa, al igual que a la Federación Internacional de Derechos Humanos de Helsinki.

Más ostensiblemente emocionado se mostró el propio Walesa cuando buena parte de los miembros de la asamblea parlamentaria de ese organismo le tributó un cerrado aplauso tras sus palabras de agradecimiento por el honor concedido.

"Muchos hogares polacos tienen puesta su atención en Estrasburgo", dijo, "porque desde los obreros del Báltico hasta los mineros de Silesia no sólo luchan por derechos laborales, sino porque algún día puedan expresar sus opiniones y practicar su religión libremente". En opinión de Walesa "hay cambios profundos en Polonia que suscitan esperanza, pero hay que tener mucha prudencia para evitar la involución".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de mayo de 1989