Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento reconoce su incapacidad para desmantelar el mayor núcleo chabolista de Madrid

El poblado Los Focos, situado junto a la avenida de Daroca y considerado como el mayor y el más pobre de los núcleos chabolistas de Madrid, se resiste a desaparecer. Hace un año que el ayuntamiento anunció el traslado de sus ocupantes a un nuevo poblado dirigido, pero la realidad ha sido bien otra. el consorcio para el realojamiento de la población marginada reconoce su incapacidad para hacer frente a la tenaz resistencia de un gran número de las 280 familias que quedan en el poblado y evitar que se levanten nuevas chabolas (25 en los tres últimos meses).

El poblado Los Focos, conocido también popularmente como Guarrerías Preciados, ha hecho frente a la amenaza de derribo con la ayuda del Tribunal Supremo, que el año pasado calificó de "racista" la decisión municipal de rodear el núcleo chabolista con zanjas.El Consorcio de Población Marginada, en el que participan el Ayuntamiento y la Comunidad, se propuso entonces optar por la vía rápida: derribar las chabolas al tiempo que se ofrecía a las familias bien un piso de promoción pública, bien una parcela en el nuevo poblado dirigido de El Cañaveral, en la carretera de Rivas Vaciamadrid.

Pero volvieron a surgir pegas. La asociación Presencia Gitana, que ha actuado de escudo protector de los derechos de los chabolistas, acusó nuevamente al Ayuntamiento de forzar el traslado de los vecinos de Los Focos mediante "coacciones y amenazas".

Marcha atrás

El Ayuntamiento dio marcha atrás y decidió no derribar nuevas chabolas mientras no hubiera orden judicial por medio.Durante el último año sólo han sido posibles 61 derribos, según informó José Luis Gómez, gerente del Consorcio para la Población Marginada. "Cuando las familias son trasladadas a un piso de promoción pública no suelen oponer resistencia, pero si el traslado es al nuevo poblado de El Cañaveral la situación cambia radicalmente", declaró Gómez.

El Cañaveral, también conocido como La Jungla, es una experiencia piloto que se repetirá seguramente este año en otras tres zonas de la periferia de Madrid que aún no han sido reveladas. Se trata de un campamento que cuenta con agua, luz y pavimentación. Allí se alternan viviendas prefabricadas, por las que los inquilinos pagan entre 2.000 y 4.000 pesetas al mes, y parcelas en donde las familias gitanas pueden levantar sus propias chabolas pagando un alquiler mensual de 500 pesetas.

El campamento cuenta también con una escuela infantil, un equipo de apoyo y prevención de la delincuencia, un grupo de escolarización de adultos y una escuela taller de horticultura en colaboración con el Inem.

Pero la mayor parte de las familias se resiste a cambiar la miseria de Los Focos por las comodidades de El Cañaveral "porque está demasiado lejos y porque allí es mucho más dificil seguir con el negocio". El negocio es la chatarra, la loza, el mercado negro, las labores agrícolas...

Según José Luis Gómez, "las condiciones de vida en Los Focos son verdaderamente lamentables, a pesar de que el consorcio lleva actuando allí más de un año. No son sólo las pésimas condiciones de las chabolas o la falta de unas infraestructuras mínimas. El módulo que tiene allí instalado el consorcio sufre una media de 27 asaltos mensuales. Ya no nos molestamos ni en cerrar la puerta...".

Incapacidad

Gómez reconoce la incapacidad del consorcio para poner freno a las construcciones caseras en Los Focos, levantadas con todo tipo de materiales de desecho. "En los tres últimos meses hemos detectado 25 nuevas chabolas; todas ellas están .pendientes de derribo por orden judicial. El número de familias ha disminuido en más de medio centenar desde 1986, pero a este ritmo va a ser difícil desmantelar el poblado".Félix López-Rey, concejal de Izquierda Unida, definió la situación de Los Focos como "un verdadero infierno sin solución donde la droga campa a sus anchas". El concejal de IU se mostró favorable a la puesta en marcha de iniciativas como El Cañaveral, pero criticó "la falta de recursos económicos que constantemente paralizan estos proyectos".

Presencia Gitana afirmó en su día que el desmantelamiento de Los Focos tenía como objeto la liberación dos millones de metros cuadrados de suelo urbano "para su venta a la iniciativa privada". La asociación afirmó que el Ayuntamiento se ha dedicado "al acoso y derribo de chabolas y traslado forzoso de sus habitantes a parajes inhóspitos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de mayo de 1989

Más información

  • En el poblado de la avenida de Daroca viven actualmente 280 familias, en su mayoría gitanas