Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un millón personas protestaron ayer contra la política económica y el bloqueo de los convenios

EL PAÍS, Cerca de un millón de personas, según cálculos de los sindicatos convocantes -CC OO y UGT-, realizaron ayer una jornada de movilizaciones que transcurrió sin incidentes. Los trabajadores del metal, el transporte, las comunicaciones, las artes gráficas, la función pública y la Universidad llevaron a cabo huelgas, manifestaciones y concentraciones para mostrar su rechazo a la política económica del Gobierno y contra la actitud de la patronal, que según las centrales frenan la negociación colectiva, principalmente en las empresas públicas.

Las cifras del seguimiento de la huelga son contradictorias, y las manifestaciones provocaron problemas en el tráfico de Madrid y Barcelona. El caso más significativo es la evaluación que hacen los sindicatos y la patronal de la incidencia del paro en Renfe, que afectaba a 52.000 trabajadores. Las centrales calculan que en esta primera jornada paró más del 88% de los operarios que no tuvieron que cubrir los servicios mínimos. La dirección ofrece un porcentaje menor: el 38% del total de la plantilla. Los trabajadores cumplieron los servicios mínimos marcados por el Ministerio de Transportes a pesar de considerarlos excesivos, lo que evitó que se produjeran incidentes.Las cifras sobre las huelgas que realizaron los trabajadores del metal (que estaba convocada en siete provincias y las empresas públicas del sector) también son contradictorias. Mientras que CC 00 calcula que fue securidada por 60.000 trabajadores., UGT entiende que acudieron 40.000. Por su lado, la patronal, Confemetal, asegura que sólo se secundó el paro en cinco provincias, con un total de 12.000 trabajadores afectados. El sector está integrado por unos 100.000 empleados en toda España, de los que un 40%, aproximadamente, se concentra en Cataluña.

Trasmediterránea iniciaba ayer una nueva fase de paros a distintas horas y en distintos barcos de la compañía, que se saldó con el cierre pLtronal del buque Manuel Soto, en Cádiz. La compañía mantend.rá el cierre hasta el próximo 4 de mayo, lo que ha sido entendido por los sindicatos corno "una pro,jocación".

El paro de jos distribuidores petrolíferos tu,,,o una incidencia del 80% en un colectivo de 1.000 personas, y se flevó a cabo en 15 provincias españolas. Dentro también del transporte, el nivel de particípación de la huelga de mensajeros fue parecido, ya que, segun cálculos ,;indicales, paró el85% de un total de 12.000 trabajadores.

El paro de cuatro horas que se llevó a cabo en Telefónica no causó problemas en el servicio, a pesar de que la convocatoria fue secundada por el 8 5 % de la plantilla, según datos sindicales, y por el 55% según la dirección de la empresa. La negociación del convenio, aún por firmar, afecta a una plantilla de 65.000 empleados.

Los que todavía no han cerrado el convenio de 1988 son los 14.000 contratados laborales deCorreos, que acudieron a la huelga en un 75%, según los sindicatos. Los servicios mínimos marcados exigían que acudieran a su puestos de trabajo 9.000 empleados.

Los paros coincidieron con manifestaciones de diferentes colectivos, en su mayoría de empresas públicas y transporte, en las principales provincias españolas y una huelga en formación profesional, secundada por 700.000 alumnos según el Sindicato de Estudiantes.Cortes de tráfico,

En Madrid, coincidieron cientos de trabajadores (8.000, según los sindicatos) de las empresas públicas de Renfe, Telefónica, EMT y Ateinsa, en una manifestación que se realizó a primera hora de la mañana frente a los Ministerios de Economía y Hacienda, e Industria.

Los manifestantes cortaron el tráfico desde las 10 hasta las 11 horas en la plaza de Cuzco, provocando un fuerte embotellamiento en el paseo de la Castellana por el que también se manifestaron durante toda la mañana numerosos mensajeros que reclamaban la regularización de su situación laboral.

En Barcelona, cerca de 10.000 manifestantes -6.500 según la Guardia Urbana- desfilaron ayer por las calles por idénticas razones. Acudían a la cita traba jadores de Telefónica, Renfe, Pe gaso, artes gráficas y un millar aproximado de estudiantes de Formación Profesional, que terminaron concentrándose en la plaza de Urquinaona desde don de se dirigieron a la Delegación del Gobierno, para expresar sus quejas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 1989

Más información

  • Los manifestantes causaron problemas en el tráfico de Madrid y Barcelona