Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio encargado por los editores cifra en 287.000 millones el volumen de negocio del sector

MONTSERRAT CASALS, El sector editorial en España ocupa a 14.000 empleados, un 0,1% de la población activa, y por su volumen de negocio representa casi el 1% (0,9) del producto interior bruto (PIB), según datos de una encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Socioeconómicas (Cise), por encargo de la Federación de Gremios de Editores de España. El borrador del estudio fue entregado a la federación con "carácter confidencial". Se trata del primer análisis exhaustivo sobre el sector, que cifra el volumen de negocio anual en 287.000 millones de pesetas y descubre la situación expansiva del mercado interior

.El estudio plantea ciertas dificultades interpretativas, según fuentes editoriales consultadas. En primer lugar, porque el cuestionario enviado por Cise "no ha sido respondido de la misma manera , ni con los mismos criterios, por las; diversas editoriales consultadas". Y, sobre todo, porque los encuestadores establecen una estructuración empresarial del sector "francamente inaceptable", también según dichas fuentes. La Federación ha encargado un segundo estudio que subsane las deficiencias.Existen, según la encuesta, cuatro grandes grupos de empresas editoriales: las grandes, que facturan más de 2.000 millones de pesetas anuales; las mediasgrandes, que facturan entre 500 y 2.000; las medias, que facturan entre 1.00 y 500; y las pequeñas, que mueven menos. de 100 millo,nes. Según fuentes editoriales esta estructuración no es real: "Creemos más correcto hablar sólo de tres estamentos: grandes empresas, con una facturación anual superior a los 8.000 millones; medianas, con 5.000; y pequeñas editoriales".Dicha estructuración conlleva, según las mismas fuentes, una falseadora repartición de la masa trabajadora. Mientras la encuesta establece cuatro grandes grupos de empresas a partir de sus empleados en nómina, y describe a las más grandes a partir de una plantilla con más de 45 trabajadores, los editores consultados siguen creyendo que en España hay tres tipos de empresas: las grandes, con una plantilla de entre 150 y 200 empleados; las pequeñas con tres y cinco asalariados; y las medianas, con alrededor de 90 trabajadores

Superar a Francia

Con todo, fuentes cercanas al gremio consideran muy válida esta primera encuesta del sector y opinan que los datos globales que ofrece son buenos, responden a la realidad, y comportan agradables sorpresas sobre la conquista del mercado interior por parte del sector libro en España".

Entre las 93 empresas analizadas manejan un fondo de catálogo vivo global de 170.000 títulos. Aunque según los encuestadores "persiste la confusión entre los conceptos reedición y reimpresión", las cifras arrojan datos comparativos soprendentes y, si bien el índice de producción se ha incrementado notablemente en los últimos ejercicios (se tiene en cuenta datos de 1986 y de 1987), también se nota el "peligroso riesgo" de la tendencia a aumentar la reedición más que la publicación de obra nueva.

El total de libros publicados en 1987 era de 38.332, de los que sólo 18.133 eran títulos nuevos. El incremento de la producción total, con respecto a las cifras de 1986, es de un 10%. Se percibe, por ejemplo, un descenso- en la edición de obras por fascículos y se constata que el creciente aumento llega incluso a superar la cifra absoluta de producción en Francia en 1986, donde se publicaron 30.424 títulos, casi 6.000menos que en España el mismo año (36.260).

En lo que respecta al público comprador, la estadística comprueba pocas diferencias acerca de lo dicho en anteriores ocasiones (concentración de ventas en las grandes ciudades, Madrid y Barcelona ocupando lugares preferentes en gasto per cápita, etcétera ... ). Da, no obstante, un dato más desconocido, al cifrar el público potencial para la compra de libro de manual y escolar en 7.300.000 alumnos. Si todos ellos compraran un promedio anual de 6 títulos, ello arrojaría una cifra límite para la demanda de 44.000.000 de ejemplares.

1 Aquí, también, los editores consultados han manifestado su desacuerdo con los resultados de Cise. En su opinión, no se puede ser tan optimista respecto al crecimiento absoluto del mercado escolar. Las estadísticas indican que, por el contrario, se dará undescenso de la población estudiantil de alrededor un millón, de personas en poco menos de siete años.

La encuesta cifra el volumen total de negocio, en 1987, en 287.000 millones de pesetas. A dicha cantidad, que se refiere tan sólo al mercado interior, le añade los 32.000 millones correspondientes a la facturación de las exportaciones. La suma de ambos conceptos (319.000 millones) les permite comparar esta cifra con el PIB del mismo año (cifrado en 35 billones de pesetas) y deducir que la aportación del sector editorial es de 0,9%. Contribución que no se corresponde con el tanto por ciento en el concepto de ocupación laboral, que arroja una cifra correspondiente al 0,3% del empleo total en España en el mismo período.Relacionando la cifra de negocio con el empleo declarado, la encuesta señala la ratio productividad por trabajador medio en cada grupo de empresas: Grandes, 30 millones; Medias/Grandes, 17 millones; Medias, 13 millones; Pequeñas, 7 millones. Se observa que la productividad de los empleados en las empresas grandes es más de cuatro veces la de las pequeñas. (Dato que, en opinión de los editores consultados, también puede ser una falsedad expresado en términos absolutos). La relación entre la cifra de negocio y la productividad explica, según Cise, "la superior aportación del sector al PIB frente al empleo".

En lo que respecta a la comercialización, la encuesta señala que el volumen de venta global analizado para 1987 corresponde en un 27% por distribuidoras; en un 25% por el puerta a puerta; un 21 % directamente a librerías; quedando un 10% para otros sistemas no especificados. También este aspecto es dudosos según los editores. En su opinión no puede generalizarse (ni establecerse medias) en este terreno puesto que, a menudo, las editoriales denominadas pequeñas venden exclusivamente por librería, mientras que las empresas que se dedican a la venta a crédito son a menudo unas, muy determinadas, de alta facturación y numerosa plantilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 1989