Entrevista:

La "semana de pasión' de Scaramuzzi

El físico italiano que consiguió la fusión fría cree que su mérito es la simplicidad

Francesco Scaramuzzi, un fisico de 60 años, casado, padre de dos hijos, se ha convertido de repente en el protagonista nacional en Italia al haber sido el primer europeo que ha conseguido en su laboratorio obtener la fusión fría -más aún, helada- sin el uso de descargas eléctricas. Físico del estado sólido y experto en bajas temperaturas, Scaramuzzi, que trabaja en el laboratorio de Frascati, del Ente Nacional para el Estudio de la Energía Nuclear y Alternativa (ENEA), ha saltado a la fama tras haber pasado una vida entera en la sombra, dedicado sólo a la investigación.

La entrevista se realizó en el centro blindado del ENEA. Este corresponsal fue acompañado hasta su despacho por un agente de uniforme en la tarde del jueves, y pudo, junto con 30 senadores, visitar el lugar del milagro y escuchar de la voz del protagonista la historia del experimento.El físico, barba blanca, ojos verdes escondidos bajo unas gruesas gafas de miope crónico, vestido como un antiguo maestro de escuela, ausencia total de protagonismo, modesto hasta el extremo, estaba desconcertado, viendo cómo los senadores se disputaban una fotografía con él, con las virutas del titanio usado en el experimento en la mano. Este físico, hoy gloria del país, está ganando 300.000 pesetas al mes.

Pregunta. ¿Es verdad que su exiperimento no ha usado ningún tipo de descarga eléctrica?

Repuesta. Absolutamente cierto. La diferencia entre mi método y el de los americanos consiste en que ellos han usado un líquido, el agua pesada, con una descarga eléctrica. Nosotros hemos usado simplemente un gas a alta presión. Hemos utilizado un sistema donde se podía, antes de meter el gas, hacer el vacío de aire. Y después, jugando con los parámetros termodinámicos, como la presión y la temperatura, hemos obtenido esas reacciones que son, o parecen ser, las características de la fusión, ya que en realidad sabemos aún muy poco sobre el tema.

'Huevo de Colón'

P. ¿Piensa que lo suyo ha sido el huevo de Colón?R. En cuanto al-procedimiento usado, sí ha sido el huevo de Colón. Si detrás de todo ello ha habido una gran suerte, ya que la situación es más compleja de lo que parece, lo veremos dentro de unos meses o quizá años.

P. ¿Cree que ha sido fruto de una intuición madurada en años?

R. Se trata siempre de intuiciones, aunque en mi caso creo que ha sido todo muy lógico. Cuando comprendí que bastaba que el deuterio entrara en la estructura cristalina del paladio para obtener tales reacciones me dije a mí mismo por qué hacía falta usar la electrólisis, una cosa tan compleja, en vez de hacerlo directamente, y por qué no usar en vez del paladio otro metal más común, como el titanio.

P. Y usted emprendió el camino más sencillo.

R. Puede que se haya tratado de un problema de formación Fleischmann y Pons son químicos. Yo, como físico completa mente ignorante de la química he visto el problema desde el ángulo que caracteriza a todos los físicos: la simplificación.

P. A sus hijos, casi adolescentes, ¿cómo les ha explicado el experimento?

R. Temo que aún no se lo he explicado bien. Ellos han estado impresionados más bien por la parte diría escenográfica del acontecimiento. Por otra parte, por temor a desilusionarles, no les dije nada antes del resultado final. Sólo mi mujer sabía que estaba probando. Y tras el primer resultado del 5 de abril tuve que vivir una semana de pasión, de dolor, porque el experimento no volvía a realizarse. Sólo una semana más tarde el resultado volvió a ser positivo.

P. Si tuviese que explicar a una clase de muchachos adolescentes lo que ha sucedido en su laboratorio, ¡cómo lo haría?

R. Les diría que en estos casos hay dos tipos de problemas: uno el aplicativo, que es el que le interesa al gran público, es decir, la posibilidad de obtener energía limpia y bárata; aunque habría que ponerse de acuerdo en el concepto de limpia, cuando se producen neutrones, que no son una cosa tan simpática. Desde ese punto de vista, con gran sinceridad, creo que es prematuro decir nada. Y en ese campo pienso que los experimentos de Fleischmann y de Pons son privilegiados con respecto al mío y, al de Jones, porque allí, al parecer, existe ya una buena cantidad de energía, aunque quedan aún muchas cosas por esclarecer. Por ejemplo, no comprendo bien cómo con una tal cantidad de energía no se produce una cantidad mayor de neutrones. En mi experimento, por ejemplo, hay más neutrones, aunque la cantidad de energía es prácticamente imperceptible.

Técnica elegante

P. ¿En cuál de los tres experimentos existe una certeza mayor de haber obtenido una auténtica fusión?.R. A mi parecer, en el de Jones, porque ha usado una técnica refinadísima, muy elegante. Posee un instrumento que, aun cuando las señales son muy débiles, es capaz de medir bien los neutrones. Por otra parte, de la dinámica de nuestro experimento se confirma una hipótesis ya apuntada por Jones, es decir, que para'obtener la emisión de neutrones es necesario que el sistema no esté en equilibrio. Para obtener la reacción hay que jugar con los parámetros de la temperatura y de la presión, aunque aún no sabemos cómo sucede.

P. ¿A qué nivel está la física en general en Italia?

R. A un nivel muy alto en cuanto a la calidad. El problema son los medios. En esto, por ejemplo, el ENEA, donde trabajo, vive una situación dramática. Ahora todos nos están prometiendo que las cosas van a cambiar. Esperemos que sea verdad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS