Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las lagunas de la ley

IU presenta una iniciativa legal para proteger las zonas húmedas de la Comunidad de Madrid

Sobre los cerca de 200 pantanos, lagunazos, turbas, fangos y demás ecosistemas acuáticos localizadados en la Comunidad de Madrid pesa una amenaza de muerte. Los vertidos contaminantes, la extracción de áridos o la desecación han acabado en los últimos 40 años con la mitad de estos espacios naturales, según la proposición de ley para la protección de las zonas húmedas presentada en la Asamblea regional por Izquierda Unida (IU). La iniciativa parlamentaria prevé sanciones de hasta 50 millones de pesetas para las infracciones más graves.

La proposición de ley de Izquierda Unida pretende establecer una franja protectora en torno a las aguas remansadas y establece sanciones que pueden llegar a los 50 millones de pesetas. La Agencia de Medio Ambiente (AMA), sin embargo, considera "redundante" la propuesta legal de IU, ya que tramitará dentro de un mes el proyecto de ley de Disciplina Ambiental para salvaguardar el medio ambiente en la región.La incidencia de las zonas húmedas en la prevención de las riadas y la erosión y su importancia como hábitat de una flora y fauna características son los ejes sobre los que gira la proposición de ley. Aunque las zonas húmedas naturales son cada vez más escasas en la Comunidad de Madrid, existen numerosos pantanos y embalses artificiales.

Aves acuáticas

La Agencia de Medio Ambiente de Madrid considera que las zonas húmedas constituyen uno de los ecosistemas con mayor interés, especialmente para las aves acuáticas. España ratificó en 1982 el Convenio de Ramsar de 1971 para la conservación de estos espacios naturales. La ley de Aguas y la ley de Espacios Naturales prevén la confección de un inventario de zonas húmedas, que en la Comunidad de Madrid se elaboró en 1982. Este estudio reveló la existencia de cerca de 200 láminas acuáticas en la región. Sin embargo, las 6.277 hectáreras de zonas húmedas de la Comunidad, de las que sólo 246 son naturales, apenas suponen el 0,8% de su territorio.Debido a la degradación y regresión de las zonas húmedas de La Mancha, la Agencia de Medio Ambiente considera que las reservas madrileñas son una alternativa para las aves acuáticas en la zona centro de la Península.

El texto presentado en la Asamblea prevé sanciones de hasta 50 millones de pesetas para las infracciones muy graves, como las extracciones de áridos y los vertidos ilegales en las zonas húmedas protegidas.

El diputado regional de IU Pedro Díez Olazábal subraya que la proposición legal ha sido elaborada conjuntamente con el colectivo ecologista Federación de Amigos de la Tierra Díez Olazábal, portavoz de su grupo en temas medioambientales cree que la iniciativa, que recibirá el respaldo del Parlamento regional, permitirá poner en marcha la primera ley de protección de las zonas húmedas en España. Al mismo tiempo, las "duras sanciones" previstas son equiparables a las recogidas en la ley de Conservación de la Naturaleza.

Al director de la Agencia de Medio Ambiente, Luis Maestre, la propuesta de IU le parece una buena iniciativa. Sin embargo, en estos momentos ya se está redactando el proyecto de ley de Disciplina Ambiental, por lo que "sería redundante tener dos normas sobre un mismo tema". El proyecto de la Administración regional también prevé la imposición de fuertes sanciones a los infractores, dentro del marco de la legislación estatal.

Entre las zonas húmedas de la Comunidad de Madrid destaca por su importancia el embalse de El Pardo, el único que cuenta con un reconocimiento internacional por ser área de concentración de la cigüeña negra. Los embalses de Santillana, El Vellón, La Pinilla y Valmayor están catalogados como espacios acuáticos de interés nacional.

Pero no hay que olvidar que el estanque del Retiro y el lago de la Casa de Campo son también zonas húmedas merecedoras de protección.

La proposición presentada por IU prevé la realización de un inventario de estos espacios naturales y la catalogación de aquellos que merezcan una especial protección. También encomienda un estudio sobre las amenazas que pesan sobre el ecosistema acuático.

Si prospera esta proposición de ley se creará un organismo específico, dentro de la Agencia de Medio Ambiente, para la protección de las zonas húmedas. En todo caso, cualquier modificación de su estado actual deberá ser informada preceptivamente por la AMA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de abril de 1989