Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España intentará un acuerdo sobre precios mejorando la oferta de la Comisión

VIDAL MATÉ, El ministro español de Agricultura, Carlos Romero, intentará esta semana cerrar definitivamente las negociaciones de precios agrarios para la próxima campaña que se discuten desde el mes de febrero. Según fuentes cercanas al Ministerio de Agricultura, el acuerdo no es fácil y existiría "un 60% de posibilidades" de llegar a un compromiso. Si no fuera así, los precios agrarios deberían esperar al próximo mes de junio, una vez que haya pasado el período de campaña para las elecciones al Parlamento Europeo.

Los intentos de negociación de los últimos meses, a pesar de los esfuerzos de la Administración española, no sirvieron para mucho en cuanto al acercamiento de posiciones entre una gran parte de los países opuestos a la oferta de la Comisión y el comisario McSharry. En contra de lo que sucedía en otras campañas, este año se ha denunciado la total falta de flexibilidad en los responsables de la Comisión en relación con unas pretensiones de modificación que no afectan a la política de estabilizadores y recortes presupuestarios fijada hace dos años.A pesar de los intentos frustrados de acercamiento de posiciones entre la presidencia y la Comisión, en medios de Agricultura se considera que siguen existiendo posibilidades de lograr un acuerdo y que además se modifiquen algunas cuestiones que figuraban entre el conjunto de medidas conexas.

En unas condiciones normales de negociación, España espera que los cereales no tengan el inicio de la intervención el 1 de septiembre y que tampoco se reduzcan las primas mensuales por almacenamiento en el 25% propuesto por Bruselas.

Por otra parte, en el sector algodonero, tal como han solicitado conjuntamente los agricultores de Grecia y España, la Comunidad estudia la no penalización de las cantidades que superen la cuota de 752.000 toneladas.

Bruselas se negó en banda a incrementar ese techo de producción. Sin embargo, eliminar la penalización a las explotaciones entre dos y tres hectáreas supondrá un aumento real de ese techo que puede dar lugar a una política de división de fincas, como sucedió en otros cultivos ante medidas similares adoptadas anteriormente.

Menor reducción

En este sentido, se confía en que la reducción prevista del 7,57. en los precios sea inferior en el acuerdo que se apruebe por el Consejo. Lo mismo sucede con la remolacha; pese a que se ha previsto inicialmente una reducción del 5%, los negociadores de la delegación española confían en que no pase del 2%.

El Gobierno español pretende además que en el caso de los cítricos se pueda ampliar la gama de variedades con posibilidades de destino para la transformación.

Finalmente, la delegación española desea aumentar de 300 a 400 kilos la cantidad para las ayudas comprometidas a los pequeños productores de oliva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de abril de 1989

Más información

  • Romero espera alcanzar resultados antes de las elecciones al Parlamento Europeo