Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de medio centenar de avionetas y helicópteros sobrevuelan a diario los tejados de Madrid.

Los tejados de Madrid contemplan todos los días el vuelo de más de medio centenar de helicópteros y avionetas que repostan en el aeródromo de Cuatro Vientos. El Ejército del Aire, las direcciones generales de Tráfico y de la Policía y varias empresas privadas cuentan con aeronaves que suelen pasar por encima de zonas pobladas. Y eso sin tener en cuenta los 300 vuelos regulares que tienen como base el aeropuerto de Barajas. La policía y el Ejército no respetan la norma de la ley de Navegación Aérea que indica que la altura de vuelo no puede ser menor a los 300 metros medidos desde el punto más alto en un radio de 600 metros.

Los vecinos de Aluche y de Carabanchel que contemplaban la exhibición aérea no olvidarán aquel 29 de junio. Luis Terrados, jefe de la Escuela de Helicópteros, murió en un accidente al término de unos ejercicios en la base aérea de Cuatro Vientos. Era el Día de las Fuerzas Armadas de 1978.Esta vez pasó más cerca, a pocos metros de dos colegios repletos de estudiantes.

El helicóptero que se estrelló el jueves en pleno barrio de Aluche, con tres militares a bordo, regresaba a Cuatro Vientos en compañía de otro aparato tras realizar unas maniobras, según informó ayer un portavoz del Ejército del Aire. "Los helicópteros tienen orden expresa de evitar el sobrevuelo de zonas pobladas, pero no queda más remedio que hacerlo para llegar a Cuatro Vientos", añadió.

Pedro Meyer, portavoz del Ministerio de Defensa, afirmó ayer que la ubicación del aeródromo es "segura y con una franja de aterrizajes y despegues lo suficientemente grandes".

El Ejército del Aire tiene media docena de helicópteros Puma, como el que se estrelló el jueves, destinados en la base, que se encuentra junto a la carretera de Extremadura y a poca distancia del barrio de San Ignacio de Loyola.

También en Cuatro Vientos, a escasos metros de la zona militar, reposa una treintena de helicópteros repartidos entre la Dirección General de Tráfico, la Dirección General de la Policía y las empresas Helicsa e Hispánica de Aviación.

Medio centenar de avionetas y una media de ocho helicópteros despegan a diario del aeródromo, según Aviación Civil.

Los vecinos de la zona han denunciado los ruidos y las molestias ocasionadas por las maniobras de despegue y de aterrizaje, que se realizan a escasa distancia de las casas.

Varias asociaciones (Coordinación de Ciudadanos Agobiados y Cabreados, Los Verdes Alternativos de Madrid, Acción Ecologsita Socia) han pedido al Ayuntamiento de Madrid que exija el cumplimiento rigurosos de la Ley de Navegación Aérea e impida que las aeronaves sobrevuelen zonas pobladas.

Aviación Civil considera inevitable el sobrevuelo de viviendas, "debido al crecimiento de zonas pobladas, que van ganando cada vez más terreno en tomo a los aeropuertos".

Así ha sucedido en Cuatro Vientos -encajonado entre Madrid, Alcorcón y el barrio de La Fortuna de Leganés- y en el del Aeropuerto de Barajas, con los aviones sobrevolando zonas de Madrid, Coslada, San Fernando de Henares y Torrejón.

Según Aviación Civil, cualquier aeronave puede pasar sobre una zona poblada con tal de que se respete lo previsto por la ley de Navegación Aérea: que la altura de vuelo no sea inferior a los 1.000 pies (300 metros) medidos desde el punto más alto en superficie en un radio de 600 metros.

Los helicópteros que sobrevuelan la ciudad han de respetar esta norma y presentar además previamente un plan de vuelo.

Servicios especiales

 

Pero los llamados servicios especiales escapan al control de Aviación Civil. Los helicópteros del Ejército y de la Dirección General de la. Policía vuelan en ocasiones sobre la ciudad a escasos metros de los edificios.

La policía cuenta con cuatro helicópteros operativos en Madrid. Sus funciones van desde la cooperación en operaciones antiterroristas hasta la lucha contra la delincuencia callejera.

Según José María Cervera, jefe del Servicio de Helicópteros de la Policia, la utilización de aeronaves por la policía está dando "muy buenos frutos para combatir la inseguridad ciudadana". Las distritos de Fuencarral y Tetután y el Sector Tres de Getafe han sido escenarios de este inusitado despliegue policial.

El aeropuerto de Barajas y el aeródromo de Cuatro Vientos cuentan con los dos únicos helipuertos de Madrid. Pero la ciudad cuenta al menos con una decena de grandes superficies autorizada s para el aterrizaje de estos aparatos en casos de emergencia. Torre Europa -en pleno centro Azca-, los terrenos del Canal de Isabel II en la calle de Vallehermoso, el parque Enrique Tierno, el Estado Mayor del Ejército, el Banco de España y varios hospitales (La Paz, Gregorio Marañón, Gómez Ulla) son algunos de los lugares preparados para recibir helicópteros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de marzo de 1989

Más información

  • La policía y el Ejército no respetan la norma de navegación aérea de volar a una altura de 300 metros sobre las casas