Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Malos tratos y tráfico

Siete funcionarios de diversos centros penitenciarios españoles fueron objeto durante 1988 de expediente disciplinarios por supuestos malos tratos a los presos. Igualmente, otros dos fueron procesados por presunto tráfico de drogas y un tercero sometido a investigación por el mismo motivo.

Se trata de J. H. P., del cuerpo de ayudantes de la cárcel de Almería, sancionado con cinco días de suspensión de funciones por "grave falta de consideración con los administrados". Esta desconsideración con el recluso M. H. B. resultó ser, según fuentes de la Administración de Justicia, "la intención del funcionario de llevar al interno a la enfermería a porrazo limpio, fustrada por el jefe de servicios". Este mismo empleado fue sancionado anteriormente por haber cometido una falta leve.

En la cárcel de Córdoba, el funcionario del cuerpo de ayudantes M. P. V resultó asimismo expedientado a resultas de una falta leve en un asunto de presuntos malos tratos a un recluso. En el centro penitenciario de Madrid-Jóvenes, el funcionario M. J. R. se encuentra bajo suspensión provisional de funciones por rociar con un aerosol a un interno, mientras que en la prisión de Sevilla se ha abierto expediente a los funcionarios J. A. V y P. M. C. por un supuesto mal trato no especificado.

El funcionario del cuerpo de ayudantes T. S. A., de la prisión de Cumplimiento de Alicante y el funcionario R. S. G., del penal de El Dueso (Santander), completan la lista de miembros del cuerpo de funcionarios de instituciones penitenciarias que han sido investigados por supuestos malos tratos,

Por otra parte, un empleado del centro penitenciario de Zaragoza y otro de la cárcel de Carabanchel (Madrid) han sido procesados en sumario de urgencia y suspendidos provisionalmente en sus funciones por presunto tráfico de drogas. Un tercer funcionario, perteneciente a la prisión de Carabanchel, ha sido sometido asimismo a "trámite de indagación" por "posible introducción de droga".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de febrero de 1989