Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Instituciones Penitenciarias denuncia a un médico de Carabanchel por supuesta venta de favores a los presos

La Dirección General de Instituciones Penitenciarias denunció ayer ante la fiscalía de Madrid a Manuel García González, médico de la cárcel madrileña de Carabanchel, por "presunta percepción de dinero a cambio de beneficios y diversos favores a internos". García González fue acusado al menos por cuatro internos tras haber cobrado, supuestamente, 300.000 pesetas a cada uno por prometer que les conseguiría la libertad. El médico, por su parte, aseguró ayer que es inocente y que se trata de 'un montaje endiablado,". El caso de Manuel García González viene a sumarse al de otros tres funcionarios de prisiones a los que se ha abierto expediente en los últimos meses por recibir dinero de los presos a cambio de determinados favores.

MÁS INFORMACIÓN

La denuncia presentada ayer contra García González está basada, según ha manifestado el director general de Instituciones Penitenciarias, Antoni Asunción, en los testimonios de algunos presos a los que el médico les prometió presuntamente la libertad a cambio de dinero. El médico, según los testimonios, cobró a cada uno 300.000 pesetas y después no cumplió su promesa.Tras realizarse una investigación, el doctor García fue objeto de un expediente disciplinario a principios del pasado mes de enero, a consecuencia del cual fue suspendido en sus funciones. Ayer, la Dirección General de Instituciones Penitenciarias decidió poner el caso en manos de los tribunales de justicia.

Manuel García asegura que la acusación de que ha sido objeto no puede ser más absurda". ¿Qué poder tengo yo", se preguntó, "para dar o no la libertad a nadie?. Yo sólo cumplo con mi trabajo, que es atender a los enfermos. Nada más. ¿Cómo han podido inventarse algo tan fácil de rebatir? No entiendo nada. Solo sé que me están haciendo la cama miserablemente".

Historia tipo

Para proteger a los presos que han colaborado en la investigación, el Ministerio de Justicia ha facilitado como resumen de las declaraciones de los reclusos una historia tipo con nombres supuestos, "Hace unos 15 días", dice la citada historia, "un interno de la séptima galería, ordenanza del doctor García, me dijo que tenía un amigo, el propio doctor García, que mediante el pago de 300.000 pesetas me podía dar la libertad o me ponía en exteriores [poner en exteriores significa cambiar de grado a los reclusos para poder obtener permisos de fines de semana]. ( ... ) Qué tardaría 3 o 4 días en salir, pues lo tenía todo arreglado. A mi casa llamó una señora que es la mujer de un interno marroquí que se llama Abdul, ordenanza del médico". "Se comunicó a mi madre que la iba a llamar una tal Marta, que es la que cobraría el dinero acordado para entregárselo al médico"."Dicha operación se llevó a cabo en el bar El Casón, de la calle Cuenca, en Villaverde (Madrid). Creo que el dinero se le entregó el jueves de la semana pasada", prosigue la historia "y lo tuve que pedir prestado a mi padre y a mi primo". Finalmente, los denunciantes aseguran que prestan testimonio porque a pesar de haber pagado, nunca les llegó esa libertad prometida.

El médico Manuel García señaló ayer a este periódico que jamás había estado en Villaverde, que desconocía el bar y que nunca había cogido un duro de un preso. Añadió: "En mi declaración de esta mañana [por ayer] ante el fiscal ya he dicho que todo obedece a la venganza personal de un preso llamado Victorino al que por cuatro veces le he negado el pase a la enfermería, ya que no estaba enfermo". Este preso, según el médico, trató primero de pasar a la enfermería porque tenía ganas de orinar por la noche y molestaba a sus compañeros de celda. Después, porque alegaba reuma.

Conflictivo

El médico asegura haberlo remitido al especialista y "en las cuatro ocasiones se demostró que ese señor no estaba enfermo". "Esto", precisa, "más el hecho de que yo siempre he sido un médico conflictivo, porque le he cantado la gallina a presos, funcionarios, directores de prisión y a quien hiciera falta, me ha convertido en una persona molesta para algunos. Por eso, y por otras cosas que me callo porque de momento no las puedo demostrar me quieren echar de Carabanchel y además me quieren joder".Antoni Asunción, por su parte, manifestó que la Dirección General de Instituciones Penitenciarias viene aplicando durante los últimos meses una política de investigación sobre todas las irregularidades denunciadas, tanto por presos como por funcionarios. Además del caso del médico Manuel García, se ha abierto expediente a un funcionario del Puerto de Santa María (Cádiz a otro del sanatorio psiquiátrico penitenciario de Madrid y a un tercero del penal de Málaga por "presuntas prestaciones económicas percibidas por funcionarios de internos a cambio de beneficios penitenciarios".

Igualmente, recordó que "en la actualidad se están instruyendo diversas informaciones con carácter reservado, previas a la incoación de expedientes por casos similares a los mencionados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de febrero de 1989

Más información

  • Otros tres funcionarios han sido expedientados por cobrar beneficios a internos