Pesimismo de la diplomacia europea sobre un acuerdo de paz en Oriente Próximo

FERNANDO JÁUREGUI, "Cierta sensación de pesimismo" acerca de las posibilidades de llegar a un plan de paz que solucione los conflictos de Oriente Próximo a corto plazo cunde por las cancillerías occidentales, según admitieron ayer responsables del Ministerio de Asuntos Exteriores español, en vísperas de que comience, el próximo sábado, la última gira de los representantes de la Comunidad Europea por Oriente Próximo, que incluirá Jordania, Siria y Egipto.

Los ministros de Exteriores de la troika comunitaria (España, Francia y Grecia) iniciarán el sábado, a bordo de un Boeing 707 de la Fuerza Aérea española, la que presumiblemente será última gira de la CE por Oriente Próximo, después de que Francisco Fernández Ordóñez, el jefe de la diplomacia española y actual presidente del Consejo de la CE, viajase hace un mes a Israel. Los países visitados en esta ocasión, en una rápida gira que se prolongará entre el sábado y el lunes próximos, serán Jordania, Egipto y Siria, pero no, contra lo que se pensó inicialmente, Líbano, por entender la troika que no existe allí ningún interlocutor indiscutible.Fernández Ordóñez, Roland Dumas y Carolis Papulias se encontrarán, sucesivamente, con el rey Husseín de Jordania, con el presidente Mubarak de Egipto y con el presidente Hafez el Asad de Siria, además de con los jefes de Gobierno y ministros de exteriores de los tres países del frente. Como ya hiciera Ordóñez en Israel, tratarán de sondear las posibilidades de llegar a una conferencia internacional sobre la paz en Oriente Próximo, tal vez auspiciada por las Naciones Unidas, "único medio para poner fin a las hostilidades", en frase del embajador egipcio en Madrid, Mahmoud Aboul-Nasr.

Reticencias de Asad

La visita a Damasco permaneció dudosa hasta última hora, aparentemente por las reticencias de Asad para aceptar recibir a los enviados especiales de la Comunidad Europea. Fuentes diplomáticas sirias en Madrid acusaron a la CE de "excesiva blandura" a la hora de tratar a Israel contra quien, dijeron, deberían imponerse sanciones.

La posición siria, por un lado, y la israelí, cuyo primer ministro rehúsa aceptar una conferencia internacional de paz, así como cualquier diálogo directo con la OLP, hacen que las perspectivas de que la Comunidad Europea elabore propuestas concretas de paz sean remotas, admitió, en privado, una fuente del palacio de Santa Cruz. Oficialmente, los responsables de la troika son optimistas, no obstante, y afirman, que "son perceptibles ciertos cambios de tono" en el Gobierno israelí. También el embajador egipcio en España, expresando los puntos de vista de su Gobierno, se mostró esperanzado, en conversación con EL PAÍS, acerca de la posible convocatoria de la conferencia de paz para este mismo año. "Nos gusta ver que durante la presidencia española se está materializando el muy importante papel que la Comunidad Europea tiene que jugar", señaló Aboul-Nasr.

Análisis de conclusiones

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Las conclusiones de estas giras por Oriente Próximo se analizarán el día 14, jornada siguiente al regreso de la troika de Siria, en el Consejo de Cooperación Política de la Comunidad Europea, que se celebra en Madrid, el primero bajo presidencia comunitaria española. El Consejo estará dedicado básicamente al análisis de las posibilidades de una acción europea para cooperar a la paz en Oriente Próximo.

Los ministros de la troika viajaran, junto con sus respectivos séquitos y periodistas de las tres nacionalidades europeas, a bordo del mismo avión, puesto a disposición de Fernández Ordóñez por el Estado español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 08 de febrero de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50