Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aquino se acerca a su tercer año en el poder entre rumores de golpe

"Confío totalmente en que el pueblo continúe apoyándome", dijo recientemente la presidenta de Filipinas, Corazón, Cory, Aquino, en un comentario acerca de los rumores de intentos golpistas militares contra su Gobierno, casi tres años después de haber llegado al poder, con la caída de Ferdinand Marcos. Mientras en Manila se multiplican los comentarios sobre eventuales acciones golpistas, la mayoría de los observadores consideran improbable que alguna fracción militar intente derrocar a un Gobierno que empieza a conseguir algunos éxitos económicos, a pesar de que continúa la lucha entre el Ejército y la guerrilla comunista."Hay grupos políticos interesados en acentuar la división entre los militares", afirmó la pasada semana en Manila el capitán de navío Rex Robles, uno de los hombres que fue líder del Movimiento para la Reforma de las Fuerzas Armadas (RAM), que contribuyó a la caída de Marcos en febrero de 1986.

Según Robles, el peligro podría llegar ahora del lado de las fracciones izquierdistas del Ejército, y en particular del teniente coronel Víctor Corpus, que combatió al lado de la guerrilla comunista en tiempos de la dictadura de Marcos y que actualmente se ha reincorporado al Ejército.

Robles, por su parte, sería uno de los representantes derechistas, sobre todo por sus implicaciones en el intento golpista contra Cory Aquino, en noviembre de 1986, en la operación denominada Dios salve a la reina así como en el más sangriento organizado por Gringo Honasan, el 28 de agosto de 1987, o en su presunta implicación en el asesinato del líder sindical, Rolando Olalia, hechos por los que Robles estuvo bajo arresto domiciliario durante ocho meses.

Por su parte, el ministro de Defensa, el ex general Fidel Ramos, y el jefe de las fuerzas armadas, el general Renato de Villa, analizan los informes aparecidos en varios diarios de la capital sobre las actividades del coronel fugitivo Gringo Honasan. El golpista, según estos informes, recibe ayuda financiera de un primo de la presidenta Cory Aquino, el financiero Henry Cojuangco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de febrero de 1989