Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moscú considera las hipótesis de evacuación o partición del país

El ministro de Defensa, Dimitri Yazov, finalizó ayer su visita de trabajo de dos días a Afganistán, en la que se entrevistó con el líder afgano, Najibulá. Krasnaia Zvesda recogía en su primera página la información de esta visita, así como el encuentro entre el ministro o Najibulá. La visita de Yazov ha activado los rumores sobre una retirada anticipada de las tropas soviéticas, que deben abandonar el país vecino para el 15 de febrero próximo.Las dudasa sobre la capacidad del Partido Popular Democrático de Arganistán para controlar la situación tras la retirada de las tropas soviéticas ya fueron expresadas por altos funcionarios soviéticos hace varias semanas. Ahora, tales dudas parecen haberse acentuado hasta el punto que, tanto la hipótesis de evacuar a la dirección afgana a la URSS como de concentrarla y hacerla fuerte en una provincia de Afiganistán exclusivamente, han sido mencionadas abiertamente por interlocutores soviéticos. La primera hipótesis plantearía un problema de integración, eventualmente en una de las repúblicas asiáticas soviéticas, y de selección (quiénes se beneficiarían del éxodo). La segunda hipótesis supondría de hecho una división de Afganistán.

Los deseos de la URSS de retirarse cuanto antes de Afganistán quedaban patentes ya en diciembre pasado. El telón de fondo ha sido una complicada cuenta atrás, donde Moscú ha ensayado todas las variantes de diálogo posible al tiempo que trataba de proporcionar una última ayuda al régimen de Najibulá con apoyo logístíco y militar desde el lado soviético de la frontera, señalan medios occidentales.

La falta de confianza de Moscú en el futuro de Afganistán se expresa en las reticencias para organizar un viaje de corresponsales occidentales a ese país, como los que tuvieron lugar en mayo y agosto de 1988, coincidiendo con el inicio y la mitad de la evacuación. Para el 15 de febrero, el Ministerio de Exteriores de la URSS promete un viaje a la frontera para ver cómo llegan los últimos soldados de una aventura que comenzó en diciembre de 1979. Por su parte, la Embajada de Kabul en Moscú espera instrucciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de enero de 1989