Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España pretende que Haití y la República Dominicana reciban ayudas de la CE

CARLOS SCHVARTZ ENVIADO ESPECIAL, El secretario de Estado español para la Cooperación Internacional, Luis Yáñez, abogó, durante su intervención el miércoles en la Asamblea Paritaria entre los países de África, Caribe y Pacífico (ACP) y la Comunidad Europea, por la incorporación de la República Dominicana y Haití en este grupo de países que mantiene relaciones económicas privilegiadas con la Comunidad Europea.

La mención de Yáñez puede ser recogida como propuesta formal por parlamentarios españoles, franceses e italianos, para ser presentada a votación como moción especial al finalizar las sesiones, según fuentes de la conferencia.La Asamblea Paritaria entró ayer en su tercer día de sesiones en un intento de sentar las bases para la renovación del convenio de Lomé 3, que regula la ayuda de la CE a este grupo de naciones y fija cuotas de importación y condiciones de la misma para sus materias primas.

Fuentes de la conferencia adelantaron que la Comisión Europea no pondría reparo alguno a la incorporación de la República Dominicana, pese a que, en noviembre, en la segunda Asamblea Paritaria de 1988, realizada en Madrid, la propuesta española fue rechazada por mayoría.

Las naciones ACP consideran un alto riesgo la incorporación de Haití y la República Dominicana, por temor a que se constituyan en una punta de lanza de otras naciones de América Latina cuyo cobijo en el seno de estas relaciones privilegiadas podría pretender España. La República Dominicana y Haití enviaron, como golpe de efecto, a sus ministros de Asuntos Exteriores como observadores a la conferencia para reforzar la propuesta española y realzar el propio interés en esta operación que divide las opiniones de la ACP-CE.

Pero el interés esencial de España respecto a la entrada de República Dominicana es reforzar la identidad caribeña en el seno ACP, mientras que las relaciones con el resto de América Latina se estructuran sobre bases distintas, que tienen por eje la deuda externa de estas naciones.

Los representantes de otras naciones de la CE señalan sin ambages que el curso tomado por la situación de Namibia, donde el anunciado retiro de las tropas surafiricanas, en el marco del acuerdo de paz regional, provocará la independencia de ese territorio, refuerza la posición española en forma indirecta. La situación africana hará inevitable que la entrada de Namibia desbloquee el ingreso de la República Dominicana y Haití en un eventual toma y daca político.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 1989