Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EUROPA Y ORIENTE PRÓXIMO

Persona de alto riesgo

El líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yasir Arafat, viaja acompañado por siete especialistas en seguridad armados y otros 20 que, al menos oficialmente, van desarmados. El permiso para que personas armadas ajenas a los servicios de seguridad españoles acompañen a Yasir Arafat ha sido concedido especialmente por el Ministerio de Asuntos Exteriores, según informaron fuentes oficiales.Estos hombres, que residirán en el mismo hotel que Arafat, conforman el espeso círculo humano que rodea permanentemente al visitante palestino, considerado por la policía española como "persona de alto riesgo". Por ello, durante las fechas previas a su visita, los cuerpos de seguridad españoles han realizado un control sobre "posibles elementos terroristas contrarios al líder", según explicaron fuentes de Interior.

La policía ha establecido, además, un segundo círculo de seguridad integrado por 20 agentes españoles, que acompañarán a Arafat durante su estancia en Madrid.

El lugar dónde se hospeda Arafat, el hotel Ritz de Madrid -en el que la bandera palestina ondea junto a la de la Comunidad Europea y la española-, ha sido sometido a rígidos controles periódicos para evitar la eventual colocación de artefactos explosivos, y será vigilado por otra treintena de agentes hasta que finalice la estancia del máximo dirigente de la OLP.

La vigilancia móvil de los movimientos de Arafat durante su visita es la que más atención requiere ya que, a diferencia de la mayoría de las visitas de representantes extranjeros, en esta ocasión la policía no conoce con varios días de antelación los recorridos que va a realizar. Para ello, la comisaría de Seguridad Ciudadana tiene en alerta a un retén de agentes indeterminado, para acompañarle en sus desplazamientos.

Helicópteros, coches de escolta y motoristas, así como agentes situados en las azoteas de los edificios de los trayectos del líder palestino, velarán por su seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 1989