El jefe de la Iglesia de la Cienciología dice que la Interpol se infiltró en su secta

Heber Jentzsch, máxima autoridad de la Iglesia de la Cienciología, denunció ayer en declaraciones a este periódico que la organización policial internacional Interpol infiltró espías en su Iglesia en España. El juez José María Vázquez Honrubia ordenó el pasado 20 de noviembre la detención de Jeritzsch y otros 71 miembros de esta Iglesia durante la celebración de un congreso internacional en Madrid. Jentzsch, que ha contratado a un importante bufete para su defensa, reiteró sus acusaciones hacia la Interpol y los psiquiatras americanos como causantes de sus problemas con ¡ajusticia, y emplazó a uno de ellos, Louis Jolyn West, a que le diga a la cara "de hombre a hombre" las acusaciones que tiene contra él.Los abogados de Jentzsch solicitaron ayer la recusación de¡ juez que instruye el caso, José María Vázquez Honrubia, "por enemistad manifiesta". El pasado miercóles los abogados denunciaron a este mismo juez ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por "desvelar demasiados secretos sumariales de este caso".

Sin fines lucrativos

Jentzsch restó importancia a los beneficios de su organización en España, en cuyas cuentas corrientes bloqueadas por el juez constaban cientos de millones de pesetas, y afirmó que es más caro un hijo enganchado que uno rehabilitado. La Iglesia de la Cienciología está registrada como una organización sin fines lucrativos y así figura en la publicidad que otra organización affin, Drogonon, continúa enviando.Respecto a las denuncias sobre las condiciones insalubres de los centros de otra organización afin a esta Iglesia, Narconon, Jenzstch se limitó a relatar las condiciones de la prisión española de Carabanchel, donde estuvo internado hasta su puesta en libertad bajo fianza de 75 millones de pesetas. Según Jeritzsch el índice de infectados por el SIDA en las prisiones españolas es del 44%, uno de los más altos de Europa. La máx ma autoridad de esta secta critico la facilidad con que se introducen las drogas en esta prisión "mientras los policías ríen".

Jerizstch se mostró muy preocupado por la persecución que sufren sectas "que luchan contra las drogas" como los mormones y los adventistas de¡ séptimo día, y contrapuso a estos ataques el pasado nazi de directores de la Interpol. También se refirió a las detenciones de algunos agentes de esta organización por tráfico de drogas.

Esta Iglesia anunció que iban a iniciar una investigación interna para averiguar posibles responsabilidades. Jentzsch dijo que si algo se podía criticar de las actuaciones de esta secta "que no es perfecta como todo" en España es que no se ha comunicado a las autoridades lo que se estaba realizando.

El reverendo defendió los métodos empleados por su secta para desintoxicar y calificó el empleo de metadona por parte de los psiquiatras "como segunda adicción".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS