El fiscal acusa a Turquía de no garantizar la vida de un traficante de heroína reclamado a España

El Gobierno de Turquía ha respondido al requerimiento de la Audiencia Nacional para que ofreciera garantías de que no aplicará la pena capital al ciudadano turco Mehmet Kapanoglu, detenido en España y reclamado por Turquía bajo acusación de tráfico de heroína. El fiscal cree insuficiente la respuesta turca y pide que las garantías sean presentadas antes del 30 de diciembre, fecha límite para que el tribunal resuelva sobre la solicitud de extradición.

La respuesta gubernamental turca considerada insuficiente por el fiscal de la Audiencia Nacional contiene la advertencia de que no es posible influir sobre los tribunales turcos para impedir "la imposición de la pena capital". El pasado 22 de noviembre, la Sección Tercera de la Audiencia Nacional, a través del Ministerio de Justicia y por conducto del Ministerio de Asuntos Exteriores, pidió al Gobierno turco "garantías inequívocas e incondicionales" de que, en caso de entregarle a Kapanoglu, éste no sería juzgado por un tribunal de excepción ni acusado de delitos políticos o militares, así como que no sería condenado a pena de muerte ni superior a 30 años de cárcel. La Audiencia Nacional concedió el plazo de un mes para cumplimentar el requerimiento.La nota verbal del Ministerio de Justicia turco, cursada por la embajada de Turquía en Madrid, señala que Mehmet Kapanoglu está procesado por los tribunales de lo pena¡ de Kadikoy y Samsun y el Tribunal de Seguridad del Estado de Estambul. En respuesta a la solicitud de garantías, el Gobierno turco señala que "no se puede ejercer influencia alguna sobre los tribunales, en el sentido de modificar su decisión, a fin de impedir la imposición de la pena capital o sentencia de más de 30 años de prisión".

El Gobierno turco agrega que en caso de que Kapanoglu "fuera sentenciado a la pena capital, la solicitud del Gobierno español para que dicha pena no se ejecute sería sometida", advierte, "a la consideración de la Asamblea Nacional de Turquía, que es la última autoridad con capacidad para decidir sobre la ejecución de la pena capital". En todo caso, recuerda que en los últimos 25 años no se ha impuesto la pena capital en Turquía por el delito de "tráfico de estupefacientes organizado", que se imputa a Kapanoglu, a quien se acusa de haber distribuido 29 kilogramos de heroina en diversos paquetes, enviados a varios países europeos.

Respuesta insuficiente

El fiscal de la Audiencia Nacional ha considerado no suficiente la respuesta del Gobierno turco, por lo que ha propuesto que preste las garantías solicitadas antes del próximo 30 de diciembre, fecha límite para la resolución del recurso de súplica pendiente. En concreto, el fiscal plantea que el Gobierno turco debe garantizar "que la pena capital no está señalada para los delitos que han sido objeto de la demanda de extradición y que en ningún caso podrá imponerse por los tribunales turcos [a Kapanoglu] pena de muerte o superior a 30 años".Por su parte, Antonio Lorden Fuertes, abogado del detenido, insistió ante el tribunal en la petición de libertad para su defendido y declaró a EL PAÍS: "si se concediera la extradición, sería muestra de una inseguridad jurídica absoluta y nos colocaría en una situación de incertidumbre, ya que los tribunales tienen que velar escrupulosamente por las garantías del detenido, que en este caso el Gobierno turco no ofrece". Lorden agregó que el Gobierno de Turquía califica de "influencia sobre los tribunales" lo que sólo es cumplimiento de las condiciones legales para la concesión de la extradición. El letrado recordó que la petición turca de extradición de, Kapanoglu fue rechazada en 1984 por la República Federal de Alemania, por falta de garantías, tras realizar un estudio a fondo sobre las posibilidades de aplicación de la pena de muerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de diciembre de 1988.

Lo más visto en...

Top 50