Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga general paralizó ayer España

La actividad industrial, recreativa y comercial de España quedó paralizada ayer casi totalmente por la huelga general contra la política económica del Gobierno que convocaron los dos sindicatos mayoritarios, el socialista Unión General de Trabajadores (UGT) y el comunista Comisiones Obreras (CC OO). Los convocantes cifraron el paro en más de un 90% de la población activa, lo que supone que casi ocho millones de españoles secundaron el llamamiento. La masiva respuesta permite a los sindicato:, considerarse legitimados para reclamar al Gobierno que se siente a negociar "de igual a igual", según declaró ayer el dirigente de UGT Antón Saracibar.

MÁS INFORMACIÓN

El presidente del Gobierno, Felipe González, descartó ayer a mediodía, en una comparecencia ante la Prensa, que vaya a anticipar las elecciones, y expresó su interés por dialogar con los sindicatos, oferta que se concretará mañana tras la reunión del Consejo de Ministros. Miembros del Gobierno y dirigentes del PSOE reconocieron un amplio seguimiento de la huelga, pero pusieron en duda que todos los huelguistas hayan actuado por propia voluntad.Ese amplio seguimiento tuvo su principal símbolo en el cierre de los pequeños comercios, tal vez ante el temor de que realmente se produjesen los violentos incidentes pronosticados desde el Gobierno. Sin embargo, los incidentes fueron muy es: casos, y se concentraron generalmente en las inmediaciones de los grandes almacenes que abrieron sus puertas. El paro fue total en el sector del transporte, como ya habían previsto los convocantes, y se cumplieron los servicios mínimos pactados.

El Congreso y el Senado celebraron plenos ayer, a los que no asistieron los diputados de Izquierda Unida, Eusko Alkartasuna y Euskadiko Ezkerra, ni tampoco tres senadores socialistas que son secretarios provinciales de UGT. En el pleno de ayer, el ministro de Economía, Carlos Solchaga, mantuvo un duro enfrentamiento con Juan Ramón Calero, portavoz del Grupo Popular. Calero afirma que, tras el debate público, e ministro se acercó y le insultó, añadiendo que "tenía mucha cosas contra él".

Televisión Española redujo el tiempo de los informativos y emitió con normalidad desde las seis de la tarde, aunque sin incluir publicidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de diciembre de 1988

Más información

  • La jornada, con la excepción de pequeños incidentes, transcurrió de forma pacífica