Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joan Collins: "No quiero que maten a Alexis cuando yo deje 'Dinastía"

La actriz anuncia su intención de abandonar la serie esta temporada

La actriz británica Joan Collins, que lleva siete años trabajando en la serie televisiva Dinastía, habló en Berlín el páisado, fin de semana con los periodistas y anunció su intención de abandonar esta temporada a la pérfida Alexis Carrington, un personaje que la ha convertido en estrella intercontinental. "Espero que no la hagan morir cuando yo me vaya", dijo, "sino que los guionistas ¡a manden de viaje y pueda reaparecer de cuando en cuando como estrella invitada".

Collins tiene tras de sí una dilatada y variopinta filmografia que comenzó en 1951 y que incluye trabajos con directores como Hawks, Rossen, Henry King o Ettore Scola, mezclados con películas semiporno como El semental. Pero nada de eso es comparable con la dimensión galáctica que le ha dado Dinastía, por lo que quizá sea Collins la demostración evidente de que las grandes estrellas de antes ya no son ahora de pantalla, sino de pequeña pantalla.Una prueba sería su entrada en el hotel Kempinski, de Berlín, el pasado sábado, ciudad a la que acudió para la entrega de los premios europeos del cine. Se produjo allí una de esas escenas televisivas que siempre resultan un tanto inverosímiles, en las que un personaje camina por un pasillo literalmente iluminado por losflashes de los fotógrafos. Decenas de periodistas la esperaban y decenas de fotógrafos la cercaban entre un ruido frenético de clics y un ambiente de excitación generalizada. Más que la llegada de unaactriz, aquello parecía la entronización por sus fieles de una papisa electirónica.

Collins se sentó, posó, hablé con ironía, siguió el juego de la vanidad, y en todo momento quedó patente su saber estar y también su saber ser, ya que a los 55 años nadie habría esperado una capa tan poco espesa de maquillaje, los mismos pómulos altos de siempre, las justas patas de: gallo, obligatorias en alguien que sonríe mucho, y una piel sospechosamente lisa.

Vulnerable y sensible

.¿Que qué hago para mantenerme así?", dijo. "Nada especial. Simplemente tener cuidado con las recomendaciones de los anuncios de alimentación". Con una ingenuidad expresamente acentuada habló sobre las similitudes entre la Alexis de la pantalla y la Joan de la realidad: "l-le contestado a la misma pregunta 9.347 veces, pero, en fin, Alexis está determinada por la idea del éxito y del dinero, y es vengativa. Yono soy nada de eso, soy más vulnerable y sensible. Es algo bastante duro el que te asocien con un personaje de esas características, pero hay que saber sobrellevarlo"."Como actriz hago papeles que me dan popularidad, y no tengo prejuicios acerca de esto", añadió. "IR,especto a Dinastía, llevo siete años, y ahora que voy a dejarlo quisiera que me quedase una uerta abierta en la serie; lo que: no puedo hacer es estar encadenada a ella cada semana".

A Joan Collins le gustaría ser una actriz enla línea de Carole Lombard (la intérprete de To be or not to be), y está dispuesta a producir y quizá interpretar una comedia negra que cuente una historia de frustraciones. "No me importaría tampoco seguir actuando en miniseries, ya que adoro la televisión porque es el medio que mayor influencia tiene; otro de mis deseos sería trabajar en Londres en el teatro".

Collins dijo que las películas que le interesan son las de entretenimiento, y, el hecho de crear unos premios que reconozcan la labor de la gente del cine en Europa le parece una gran idea: "Por eso estoy aquí, porque no se puede ni se debe olvidar que dentro de cuatro años en Europa seremos una gran familia".

No quiso hacer diferencias entre cine europeo y norteamericano -"ambos tienen aspectos artísticos y emocionales interesantes"-, aunque precisó que "hay más originalidad en Europa; el cine americano se copia demasiado a sí mismo".

La actriz se refirió a su libro Prime Time, título que hace referencia a la hora punta de la audiencia televisiva. "Lo escribí cuando Dinastía era número 1, y trata de lo que ocurre detrás de los platós, el mundo de intrigas y zancadillas que conozco muy bien".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de noviembre de 1988