Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Las claudicaciones del Gobierno

Los que hemos votado repetidamente por los socialistas nos sentimos defraudados... y nuestros votos, como los de muchísimos otros, no volverán a ser para el honesto partido en el que nuestros padres y mayores nos enseñaron a creer... y respetar. Y ello pese a que el Gobierno se pueda anotar, en muchos aspectos, importantes progresos que hemos defendido y aún defenderemos.Pero sí nos sentimos defraudados por muchas cosas en las que el Gobierno ha claudicado o no ha mostrado la entereza y decisión que, en muchos casos, roza ya la indignidad. Qué decir de la vergonzosa rendición ante el acoso clerical hábilmente manipulado por una fiesta religiosa que nadie impide celebrar a quienes comulguen con ella (en este caso, apoyado por los tartufos de la CEOE, que se rasgan las vestiduras tan pronto una fiesta puede afectar a la sagrada producción).

Qué decir -de la buena vida que llevan los que atentaron -y volverían a hacerlo- contra la democracia, con sus familias y corifeos en instituciones que sustituyen a las prisiones a que fueron condenados. Qué. decir de la falta de ética existente en el caso de la directora de RTVE, unas veces desautorizada por el partido, otras apoyada por el Gobierno, más el jueguito de poner el cargo a disposición. Se dimite y termina la cosa si se tiene dignidad (caso reciente del presidente del Parlamento alemán). Qué decir de que haya presos de ETA con un trato especial so pretexto de cambiarles la mentalidad... Qué decir de que la droga circule por las prisiones como Perico por su casa. Qué decir de que prominentes falangistas y otros notorios enemigos del. régimen y de la democracia tengan cargos de confianza y bien retribuidos en el Gobierno y en muchos organismos culturales... desde donde pueden torpedear el prestigio del régimen. Qué decir de ese afán primario de obtener dinero, cargos, figuración, etcétera, como sea, en una nueva explosión de rastacuerismo... En fin, tantas y tantas cosas más que dejo sin mencionar para no agotar la posibilidad de que estacarta se publique.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 1988