CIENCIA

Primera prueba científica de la base genética de la esquizofrenia, según varios estudios

Diversos estudios científicos sobre la esquizofrenia han aportado recientemente las primeras pruebas sobre el origen genético de esa enfermedad mental. Los estudios, que publica en su último número el semanario científico británico Nature, se basan en exámenes exhaustivos del árbol genealógico de dos familias con un alto nivel de incidencia de la enfermedad entre sus miembros.Uno de los trabajos, realizado con familias británicas e islandesas, indica como posible causa de por lo menos uno de los tipos de esquizofrenia la presencia de un gen o grupo de genes defectuoso en el cromosoma cinco. Las familias objeto de estudio, cinco islandesas y dos británicas, tenían 39 casos de esquizofrenia entre sus 104 miembros. En las personas que tenían la anormalidad en este cromosoma había también casos de trastornos esquizoides que no fueron clasificados como esquizofrenia.

Dicha investigación fue realizada bajo la dirección del doctor Hugh Gurling, de la escuela de medicina de Middlesex, en la universidad de Londres, en colaboración con científicos islandeses y norteamericanos.

Para el segundo trabajo se estudió el historial de 81 miembros de una familia sueca en la que había muchos casos de esquizofrenia, descendientes de tres parejas que se trasladaron a una pequeña localidad más al norte del círculo polar Ártico en 1660. Sin embargo, en este caso no se encontró relación con el cromosoma cinco. En opinión de los científicos que realizaron este estudio, este hallazgo no significa contradicción entre ambos trabajos.

Otro estudio muy sugestivo de varios investigadores de la universidad de British Columbia, ha mostrado la asociación de dos casos de esquizofrenia con una duplicación anormal de una porción del cromosoma 5.

Los expertos creen que se confirma la hipótesis que han mantenido los científicos, que considera que la esquizofrenia es un conjunto de enfermedades que producen síntomas parecidos; los esquizofrénicos de uno de los estudios podían sufrir de dos formas diferentes de esquizofrenia. Por ello, si los componentes de la esquizofrenia se pudieran aislar, sería un gran avance para encontrar tratamientos más efectivos para los casos individuales. En el momento actual, la nueva línea de investigación no ofrece todavía posibilidad inmediata de aplicación al diagnóstico ni al tratamiento de la esquizofrenia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de noviembre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50