El público del estreno aclama la nueva versión de 'El alcalde de Zalamea'

Con una ovación cerrada, terminó anoche la primera representación del montaje que el director de escena José Luis Alonso ha realizado de El alcalde de Zalamea, de Calderón de la Barca, con la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

Cuando el telón bajó por última vez y el público terminó de aplaudir y gritar bravos, José Luis Alonso se olvidó al fin de su gabardina, perdida durante la representación, y aún bajo los efectos embriagadores de lo que él consideraba un éxito, comentó: "Esta noche cobra un significado especial para mí en mi carrera y en mi vida. Cuando se está en el declive vital, como creo que lo estoy yo, estos estrenos impresionan tanto o más que los primeros. Quizá ello se deba a que sé que son los últimos".Alonso, que no sentía una responsabilidad tan grande con el teatro desde hace años, por las circunstancias que rodeaban el estreno, hablaba con miedo, porque, según decía, "en estos momentos, y después de esta acogida, me siento desnudo e indefenso".

Las circunstancias eran las mismas a las que hacía referencia el actor Jesús Puente, protagonista de la obra junto con Ángel Picazo, Adriana Ozores y Juan Gea: "Estrenar en una compañía nacional, dirigido por Alonso, con Picazo de partenaire, y esta acogida del público... es todo un premio a la carrera de un actor".

Ángel Picazo, que llevaba casi un lustro retirado de los escenarios, hizo alusión a la gran fuerza del texto calderoniano: "Hemos tratado de no dejarnos arrastrar por esa belleza literaria y decir el verso de forma natural, creíble".

"Creo que un montaje como este es algo que a esta compañía le faltaba", decía Adolfo Marsillach, anfitrión del montaje, como director de la Compañía Nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de noviembre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50