Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sombra fiscal del alemán

J. D. G., Schuster será el gran ausente en el choque del Bernabéu al cumplir hoy su segundo partido de sanción en una semana en la que el alemán ha exhibido cierta tendencia al despiste. Schuster no se enteró de que el Madrid había decidido no recurrir contra sus dos partidos de suspensión hasta que los periodistas se lo aclararon, tras un entrenamiento, mientras comentaba que era lógico que el club- "esté haciendo todo lo posible por dejar la sanción en un partido". Nadie se había encargado, por otro lado, de informarle oficialmente. Y Schuster confesó también ayer que lleva ya varios meses sin hablar con sus abogados de sus problemas fiscales: "¿Ir a la cárcel por delito fiscal? Yo creo que esto es una cosa más bien para asustar a la gente y que no tiene ningún fundamento", afirmó.

La sombra fiscal -la abogacía del Estado ha solicitado dos meses de arresto para el presidente del Barcelona, Josep Lluís Núñez, y un año y un mes para el jugador alemánfue abordada ayer por Schuster con ironía: "No, no creo que a Núñez le pidan menos tiempo de cárcel por ser más bajito que yo; si acaso, por tener menos pelo. Yo creo que se están pasando un poco con este asunto. Se nota que se trata de personajes públicos. Ahí están los casos de otros famosos. Al menos con todas estas cosas Hacienda ha conseguido que la gente haya pagado más que nunca. Yo tengo la conciencia muy tranquila, aunque si me obligan a ir a Barcelona a prestar declaración junto a Núñez, pues iré, claro".

"Una lástima"

A la espera de que Schuster le pregunte a sus abogados cómo sigue su asunto con Hacienda, ayer también se habló con el alemán de fútbol: "Es una lástima. Me hubiese gustado jugar este partido, y sigo pensando que la sanción más justa por mi expulsión contra el Zaragoza hubiese sido sólo de un ,partido, pero ha habido cosas esta semana por las que el club ha decidido finalmente no hacernada. Si ellos piensan así, hay que aceptarlo, porque quieren lo mejor tanto para el equipo como para cada jugador en particular".

Sobre la buena marcha de su ex equipo con Johan Cruyff, Schuster comentó: "En Barcelona parece que están más contentos con el juego del equipo que aquí con el nuestro, pero ésta es una buena oportunidad para reaccionar en nuestro estadio, aunque últimamente estamos ganando los partidos. No, no me extraña el acoplamiento de tantos jugadores nuevos en el Barça; no son chiquillos de 18 años, sino profesionales que llevan bastante tiempo jugando en Primera División. Y, además, parece que han encontrado un ambiente diferente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de octubre de 1988