Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La visita de Arafat revoluciona al Parlamento Europeo

I. C. El líder palestino Yasir Arafat visitará por primera vez, mañana martes, una institución comunitaria, el Parlamento Europeo, pero su desplazamiento ha lado lugar a una polémica sin precedentes entre grupos políticos representados en la Asamblea de Estrasburgo y el lobby judío. La Gendarmería francesa enviará refuerzos a la capital de Alsacia en previsión de las dos manifestaciones, una de apoyo y otra de protesta, convocadas para mañana.

Aunque constituye una novedad, no parece que la visita del máximo dirigente palestino vaya a ser un triunfo para la causa que defiende. En contra de lo que hubiese deseado, Arafat no hablará ante el pleno de la Asamblea, sino que lo hará ante: su. anfitrión, el Grupo Socialista., que con 165 diputados es, sin embargo, el más numeroso del Parlamento. El jefe de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) se entrevistirá ademas con parlamentario, comunistas, verdes y, acaso, democristianos, y su agenda incluye también una cita con el presidente, lord Plumb, aunque éste ha aitunciado que el encuentro no significa un reconocimiento, sino un gesto de imera cortesía hacia Rudy Arndt, el. socialdemócrataalemán que encabeza el Grupo Socialista.Protesta judía

El huésped de los socialistas no se reunirá, en cambio, con el Grupo Liberal, dirigido por Simone Vell, que ha calificado su viaje de "inoportuno", aunque las críticas más duras emanan de organiza-,iones conio el Consejo Judío Europeo, cuyo presidente, 'rhéo Klein, pregunta en una carta abierta a Arridt si "consultará a Arafat sobre las rnejoras que podrían liacerse a la hora de aplicar la coi ivención europea contra el terrorismo".

En un a humilde misiva de respuesta, Arndt asegura entender la "indignación eniccional" de Klein, y; ¡firma que: es justamente porque 'defendemos la paz y la libertad íe los israclíes por lo que quereme s hablar a Yasir Arafat". Pero la reprobación judía ha hecho sobre todo mella en las filas del socialismo galo, cuyos miembros de Grupo parlamentario Socialista estuvieron a punto de no asistir al encuentro con el líder de la resistencia.

Preocupados por la posible pérdida del voto judío en los próximos comicios cantonales, y deseosos de evitar hacer un flaco favor al laborista israelí Simón Peres en vísperas de las elecciones generales, los socialistas franceses tardaron dos meses en aprobar la visita, y, lo hicieron finalmente en un comunicado de su buró político, en el que instan a Arafat a "recorrer la parte del camino que le corresponde hacia el mutuo reconocimiento de la OLP y de Israel.

La estancia de Arafat quedará también deslucida porque, en contra de lo que ambicionaba la actual presidencia griega de la CE, no sólo no se reunirá en Estrasburgo con el conjunto de los jefes de la diplomacia de los doce, sino que sólo se entrevistará con el titular griego de Exteriores, Carolos Papoulias, y éste no ha sido ni siquiera autorizado por sus homólogos comunitarios a recibirle en su calidad,de presidente del Consejo de Ministros de la Comunidad.

El secretario de Estado español para las Relaciones con la CE, Pedro Solbes, coincidirá con Arafat en Estrasburgo, aunque, según su portavoz, no tiene previsto encontrarse con él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de septiembre de 1988

Más información

  • La primera visita del líder palestino a una institución comunitaria solivianta al 'lobby' judío