Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ley comercial de EE UU amenaza penalizar a España con derechos compensatorios

La ley comercial norteamericana aprobada el pasado 3 de agosto y firmada por el presidente Reagan la semana pasada contiene una cláusula específica bajo la que Estados Unidos podría imponer derechos compensatorios a España, ya los otros tres socios europeos del consorcio Airbus (Francia, Reino Unido y la RFA), en la misma proporción en que estos subsidian la fabricación de sus aviones. Asimismo, Washington se reserva el derecho de vender a precios dumping (más bajos del coste) materias primas y productos agrícolas excedentarios.

Junto a una obligación para reducir los derechos arancelarios establecidos en el acuerdo con la Comunidad Europea sobre la pasta y productos cítricos, las dos cláusulas mencionadas son los aspectos más importantes de la ley comercial que, al menos directamente, repercuten sobre el comercio bilateral entre España y Estados Unidos. La amenaza expresa de imposición de derechos compensatorios a los miembros del consorcio del Airbus se desprende de la batalla negociadora que la Administración de Ronald Reagan mantiene, bajo presión de los fabricantes aeronáuticos estadounidenses, para que los cuatro países miembros del consorcio identifiquen, y pongan fin, a las ayudas públicas que destinan a esta empresa.En el consorcio del Airbus participan las empresas Aeroespatiale, de Francia, con un 37,9%; Deutsche Airbus, de la RFA, con un 37,9%; British Aeroespace, del Reino Unido, con un 20%, y Construcciones Aeronáuticas (CASA), de España, con un 4,2%. Los cuatro países mantienen negociaciones con la Administración de Estados Unidos a fin de identificar lo que los norteamericanos consideran ,subsidios y ayudas estatales encubiertas a dicha industria.

Sobre los subidios agrícolas, la ley comercial introduce un capítulo específicamente dirigido a los países de la CE y que permite a la Administración norteamericana ampliar su vigente programa de apoyos a la exportación de forma que los exportadores estadounidenses tengan acceso, a un precio inferior al establecido para la exportación, a aquellos productos agrícolas y materias primas excedentarios en el mercado interior. El objetivo de esta cláusula es contrarrestar la práctica europea de subsidiar a sus agricultores.

Expertos comunitarios interpretan que ambas medidas (subsidios agrícolas y ayudas al proyecto Aírbus) tienen por objeto presionar a la CE y a los miembros del consorcio aeronáutico para que desmantelen sus propias ayudas, y consideran que la Administración norteamericana nunca se atreverá a utilizar dicha autoridad de una manera efectiva.

Otros europeos

Para otros países europeos fuera del área de la CE, la ley comercial puede ser menos favorable, especialmente para la Unión Soviética y los de economías centralizadas. Así, el texto legal prevé que Estados Unidos vete la adhesión de la URSS al Acuerdo General sobre Tarifas y Aranceles (GATT) mientras no cumpla dos condiciones básicas: cuando el comercio exterior está en manos de empresas estatales en un elevado porcentaje y, en segundo lugar, cuando su comercio exterior afecte negativamente a la economía norteamericana. Para algunos expertos, esta cláusula impide prácticamente que la URSS se adhiera, tal como ha solicitado, al GATT.Asimismo, la ley comercial posibilita, haciendo más fáciles los trámites, que las empresas norteamericanas que se ven afectadas por un significativo aumento de las importaciones procedentes de países comunistas, y que provocan "una disrupción del mercado interior" estadounidense, puedan solicitar a las autoridades comerciales competentes una investigación al respecto con el fin de imponer cuotas o derechos arancelarios compensatorios. También, en relación a estos países, la ley facilita que las empresas estadounidenses soliciten investigaciones antidumping.

Para la República Federal de Alemania (RFA), la ley contiene otra medida desfavorable. Se trata de una cláusula que permite al representante comercial del presidente (cargo parecido a un secretario de Estado de Comercio) el establecimiento de represalias contra aquellos países que impidan el acceso de productos de telecomunicaciones.

A Noruega, como le sucede a la empresa japonesa Toshiba, la nueva ley comercial impone una sanción directa a la firma Kongsberg Vaapenfabrickk, consistente en tres años de prohibición para exportar sus productos a Estados Unidos por haber vendido material militar de alta tecnología a la marina soviética.

El texto legal contiene una serie de provisiones favorables para el comercio polaco-norteamericano, así como donaciones de alimentos excedentarios y material médico. En relación a Canadá, la ley exige que se inicie un estudio sobre el efecto de las ventas de cereales canadienses en el mercado estadounidense.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de agosto de 1988

Más información

  • Francia, RFA y Reino Unido, como socios del Airbus, en la misma situación