Crítica:CINECrítica
i

Cuarta versión de 'Primera plana'

Interferencias (Switching Channels) es una agradable comedia donde el gusanillo profesional de los reporteros y el romance amoroso de sus protagonistas, centrado aquí en el medio televisivo, comparten la intriga argumental.El enjuiciamiento de la realización de Ted Kotcheff puede abordarse en dos sentidos, según se juzgue por sí misma o comparándola con las versiones anteriores de la obra The front page, escrita por Ben Hecht y Charles MacArthur, de la que el presente estreno significa su cuarta adaptación fílmica.

La primera adaptación al cine de la obra teatral fue nominada para varios oscars, aunque no obtuvo ninguno. La realizó en 1931 Lewis Milestone en The front page (Un gran reportaje). La película mantenía respetuosa fidelidad a su antecedente teatral, una sátira de la corrupción política y la ética periodística.

Interferencias

Dirección: Ted Kotcheff. Guión: Jonathan Reynolds. Fotografía: Françoise Protat. Música: Michel Legrand. Producción: Martin Ransohoff. Estados Unidos, 1988. Intérpretes: Kathleen Turner, Burt Reynolds, Christopher Reeve, Ned Beatty, Henry Gibson. Estreno en Madrid: Cines Real Cinema, Paz, Carlton, La Vaguada.

Howard Hawks en 1940, en His girl friday (Luna nueva), cambió el sexo del reportero protagonista, Pat O'Brien, que era presionado por su superior un espléndido Adolph Menjou, para posponer su boda y poder asistir a la ejecución de un condenado a muerte, y dio el papel protagonista a la actriz Rosalind Russell. La tercera versión -de nuevo el reportero es varón, Walter Matthau-, The front page (Primera plana) la filmó en 1974 Billy Wilder.

Eclecticismo

Frente a la fidelidad de la primera, donde Lewis Milestone generalizaba el empleo del campo-contracampo, Interferencias se muestra ecléctica, buceando en matices de las tres versiones anteriores y optando por el género femenino (Kathleen Turner) para encarnar a la reportera estelar. Más cercana está su comicidad al humor de Hawks, salvando las distancias, y desde luego resulta menos ácida y corrosiva que la realización de Wilder.Esta, de momento, última versión destaca sobre las actuales comedias que llegan de la producción estadounidense, y en ella el director, Ted Kotcheff (¿Pero quién mata a los grandes chefs?, Acorralado -el primer Rambo-, Más allá del valor...), evidencia fluidez narrativa e inclinación por lo burlesco, cumpliendo efectivamente Burt Reynolds y Christopher Reeve -el intérprete de la última serie sobre Superman-, con protagonismo absoluto de la siempre creíble Kathleen Turner (Fuego en el cuerpo, Peggy Sue se casó ... ). Es decir, poco, recordando el pasado, y bastante, mirando el presente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 15 de agosto de 1988.