Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:'REGGAE'

El delfín de Jamaica

Al cumplirse el séptimo aniversario de la muerte de Bob Marley, máximo representante de la música jamaicana, su hijo David quiere recoger el testigo del reggae con el apoyo de su familia y de algún ex componente de The Wailers. Llevar el apellido Marley tiene aspectos positivos, especialmente desde el punto de vista comercial, pero el riesgo de ser considerado como el hijo de sitúa a Ziggy ante la necesidad de superar un listón muy alto a sus 19 años de edad.David Ziggy Marley es un buen músico de reggae, un adolescente de condiciones innatas que se enriquecerá con la experiencia si continúa con la inspiración que ofrece en su primer trabajo discográfico, Conscious party. El disco ofrece una música indiscutiblemente reggae, aunque con algunas influencias norteamericanas, que en sus conciertos en directo queda escondido ante la potencia del trío rítmico -Earl China Smith, Zeleke Gessesse y Raphael W'Mariam-.

Ziggy Marley and the Melody Makers

David Ziggy Marley (voz y guitarra), Earl China Smith y Mulu Gessesse (guítarras), Zeleke Gessesse (bajo), Raphael W'Mariam (batería), Franklyn Puppler Waul y Dereje Mekonnen (teclados), Cedella Marley y Erica Newell. (coros). Sala Jácara. Madrid, 21 de junio.

La voz de Ziggy sostiene el concierto con garantías y muestra una madurez superior a la que desprende su puesta en escena, el punto más débil del concierto. Al margen de apellidos, David Ziggy demostró en Madrid conocer los fundamentos de la composición, su entronque con África a través de Etiopía y la posibilidad de afrontar con garantías un desarrollo futuro si mantiene sus ideas: "Pienso hacer mis propias cosas y no seguir el camino de mi padre, aunque no puedo olvidar la influencia de su personalidad". La herencia de Bob Marley parece que ha caído en buenas manos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de junio de 1988