Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CITA EN MOSCÚ

La mujer ha de cuidarse

Raisa Gorbachova considera que, además de dedicarse a su vida profesional y familiar, la mujer debe cuidarse para seguir siendo "deseada", como ser amado, como madre y como esposa. La esposa de Mijail Gorbachov ha escrito una carta en este sentido a Time -que no la había solicitado-, al saber que el semanario norteamericano estaba preparando un reportaje sobre la mujer soviética contemporánea:"Cuanto más aprendemos sobre la vida de los pueblos de nuestros países de hoy, sobre sus preocupaciones y sus aspiraciones, antes nos comprenderemos mejor unos a otros. Guardo cálidos recuerdos de los encuentros que tuve con mujeres norteamericanas en Moscú y en Washington en diciembre de 1987. ¿Cuáles son mis impresiones a raíz de esas reuniones? Hay bastantes diferencias entre nosotras. Pero pienso que no obstaculizan las discusiones de ninguno de los problemas que nos preocupan: cómo preservar la paz, cómo hacer la vida de cada individuo en la Tierra digna de nuestros tiempos( ... )

"En la heroica y dramática historia de mi país, las mujeres soviéticas han escrito muchas páginas de las que nuestro pueblo está orgulloso y que están marcadas por un sorprendente desinterés y autosacrificio, por una bondad y una caridad sin límites. ¡Cuántas tragedias personales infligió la II Guerra Mundial a las mujeres! Millones de ellas no experimentaron nunca el amor, la felicidad familiar o la alegría de la maternidad. Nuestras mujeres conocen el precio de la guerra y de la paz. Son unas ardientes y convencidas campeonas de la paz".

"Hoy, la mujer soviética está orgullosa de su participación en la perestroika, en la renovación de la sociedad. Y hay razones para ello. La perestroika se distingue por una vigorosa política social. Esto es muy importante para mejorar la vida cotidiana de la gente y la vida familiar, y para criar a los niños. Esta política aporta a la mujer mayores oportunidades para practicar la profesión por ella elegida, para perseguir sus objetivos favoritos y para -no menos importante- cuidarse para seguir siendo un igual y deseado ser querido, esposa y madre durante muchos años".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 1988