_
_
_
_

España admite sus "errores históricos" en Filipinas

El presidente Felipe González reconoció ayer -primer día de su visita oficial a Filipinas, que concluye mañana- los "errores históricos" cometidos por España a lo largo de su relación con aquel país. Tales errores, dijo, se simbolizan en el fusilamiento, en 1896, del patriota José Rizal, héroe nacional fili pino, ante cuyo monumento colocó ayer el presidente español una corona de flores.González ofreció ayer a la presidenta Corazón Aquino con la que se entrevistó a solas durante más de una hora, con vertir a España en portavoz de las ideas filipinas en sus relaciones de cooperación con la CE.

Las buenas palabras y las autocríticas por los errores del pasado dominaron la primera jornada de reuniones entre González y la presidenta filipina, así como entre los miembros de la delegación española con sus homólogos en ese país.

Más información
Sampaguitas para el presidente
González reconoce que el Gobierno es antipático

"Tenemos mucho que aprender de Felipe González y de su nación" dijo ayer el portavoz de la mayoría gubernamental en el Senado, Ramón Mitra, al presentar al jefe del Gobierno español ante la Cámara alta, un honor que por primera vez se establece en las visitas de políticos extranjeros.

En su discurso ante apenas medio centenar de senadores, parte de los cuales no comprendió su discurso en castellano, González admitió que entre España y Filipinas ha habido "un desencuentro durante décadas", que hoy debe traducirse en cooperación y acercamiento. "Digo, desde la superación de cualquier atisbo neocolonial, que pueden ustedes contar con nosotros", dijo González. El presidente español concluyó brindando por la presidenta Aquino, brindis que secundó sólo parcialmente el único representante de la oposición en el acto, Juan Ponce Enrile.

Más tarde, la presidenta Aquino señaló que España y Filipinas están de nuevo juntas bajo la égida de la democracia. Hablando en castellano tras la cena oficial ofrecida anoche en honor del presidente español, Cory Aquino se refirió extensamente a la próxima reunión en Manila de representantes de países que han recuperado la democracia -por España acudirá el secretario de Estado de Cooperación Internacional, Luis Yáñez-, sesión en la que su Gobierno ha puesto especial interés como medio de afianzar el régimen tras el derrocamiento de Ferdinand Marcos. A la cena asistieron el cardenal de Manila, Jaime Sin, y la casi totalidad del Gobierno.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

González, por su parte, respondió al brindis de Aquino subrayando que "la tradición hispánica, y en general la identidad filipina, puede ser empleada para lograr una más estrecha relación con los países europeos".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_