Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente del Gobierno firmará con Corazón Aquino un convenio para regularizar a los filipinos que trabajan en España

El presidente del Gobierno, Felipe González, llegó ayer a Manila a bordo del avión DC-8 -que se "comportó perfectamente", según Francsico Fernández Ordóñez- con sólo un ligero retraso y fue recibido en el aeropuerto por la presidenta, Corazón Aquino, con una ceremonia que incluyó el disparo de 21 salvas. Entre otros temas, el presidente del Gobierno abordará la concesión de importante crédito a Filipinas, así como la firma de un convenio que regularizar a los filipinos que trabajan en España.González, que llegó acompañado del ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, y del titular de Asuntos Exteriores Francisco Fernández Ordóñez, así como de altos funcionarios de la Adminstración, permanecerá dos días de visita oficial.

La concesión de un crédito blando por valor de cerca de 40 millones de dólares (unos 4.600 millones de pesetas) y la firma de un convenio de seguridad social, serán las dos únicas conclusiones tangibles de un viaje explicado oficialmente por razones de presencia en un país con el que España mantiene lazos históricos y con el que tiene "voluntad política" de colaboración.

También porque, como explicó Fernández Ordóñez, "hay ahora más filipinos en España que españoles ha habido en toda la historia de Filipinas; el convenio sobre seguridad social que firmarán mañana González y Corazón Aquino tratará precisamente, según Ordóñez, de regularizar la situación de los más de 70.000 ciudadanos filipinos que trabajan ilegalmente en España, mayoritariamente en el servicio doméstico.

El contenido económico del viaje estará centrado básicamente en la segunda parte del mismo, durante la estancia en Indonesia. González y Aquino, y por su parte Fernández Ordóñez y su homólogo Raúl Manglapus -un veterano caracterizado por su españolismo-, discutirán fundamentalmente temas políticos, derivados de una similitud de posiciones y circunstancias ante la negociación sobre las respectivas bases americanas en territorio nacional y también del deseo español de penetrar en los países del sureste asiático.

Fernández Ordóñez volverá a Extremo Oriente el próximo mes de julio, visitando Tokio y Bangkok, donde, precisamente, se celebrará un encuentro entre representantes de la CE y de la Asociación de Países del Sureste Asiático (ASEAN).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de mayo de 1988