Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Padre de la física mexicana

El físico mexicano Marcos Moshisnky ha sido calificado por alguno de sus discípulos coino el "padre de la física moderna de México", y él comparte el fondo de esta apreciación "si lo que quiere decir esta expresión es que he contribuído en una buena medida al desarrollo de la física teórica en mis país". Ayer, como todos los días, Moshinsky, nacido en Kiev (Ucrania) en 1921 y con nacionalidad mexicana, acudió a sus clases en la Universidad Autónoma de la capital federal, donde dirige el departamento de Física Teórica."Es un gran honor recibir este premio y produce un gran placer sólo superado por el placer de investigar", dijo el galardonado quien añadió que seguirá investigando hasta que se muera.

El risico Juan Pérez Mercader, secretario del comité español de la Unión Internacional de Física Pura dijo ayer que Moshinsky fue uno de los artífices de las ecuaciones diferenciales no lineales que han descrito el comportamiento de un triodo. "Sus libros son ya clásicos y resulta atractivo que se hayan adoptado como textos incluso en las más exigentes universidades norteamericanas".

Las ecuaciones diferenciales no lineales han tenido aplicaciones sobre todo en la teoría de los buques (especialmente para asegurar su estabilidad ante un determinado tipo de olas), en osciladores de radio o teléfono y en otro tipo de tecnologías.

El propio Moshinsky, que antes de trabajar en la Universidad Autónoma de México fue profesor en Princenton (Estados Unidos), se refirió ayer también a sus últimos trabajos. "Ahora me ocupo en investigaciones puras que nos conducen a un mejor conocimiento de la estructura del núcleo atómico".

El profesor galardonado se ha mostrado contento de tener que venir a España a recoger el premio "porque siempre es atractivo volver a un lugar con el que nos unen tantas cosas". Ha añadido que este premio constituye, sin duda, una forma de estrechar lazos entre las comunidades científicas de España y los países hispanoamericanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de abril de 1988