Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos accidentes de camiones cisterna en Huelva reavivan el temor a estos transportes

En el transcurso de una semana, en las carreteras de la provincia onubense han ocurrido dos accidentes de camiones cisterna que transportaban sustancias peligrosas. Estos accidentes, que no revistieron especial gravedad, han reavivado el temor al transporte de estas mercancías.

El Consejo Local de Medio Ambiente ha hecho un llamamiento acerca de la falta de control de la Administración para vigilar el tránsito de mercancías peligrosas por el entorno del casco urbano de Huelva. El eje de esta capital con Sevilla soporta uno de los mayores tráficos de mercancías peligrosas en nuestro país.El último accidente ocurrió el pasado sábado en la N-435, en el término municipal de Beas, cuando un camión que transportaba una carga de aguas residuales conteniendo un bajo porcentaje de ácido sulfúrico sufrió el bloqueo del tren trasero de su cisterna.

La retención brusca del vehículo provocó el incendio de sus ruedas posteriores, sin que se viera afectado por la combustión el líquido de la cisterna, cuya capacidad era superior a las 25.000 toneladas. No obstante, gran parte de la carga fue derramada en la cuneta por los bomberos, quienes la neutralizaron con agua.

Una semana antes, otro camión cargado con urea sólida, que se dirigía a Huelva, volcó en la autovía A-49, resultando con heridas de pronóstico leve su conductor. Tampoco en esta ocasión hubo que lamentar mayores daños, dado el escaso carácter tóxico de la urea sólida.

Según los últimos datos oficiales, referidos al año 1986, de los 4,5 millones de toneladas de mercancías o sustancias tóxicas que circularon por territorio onubense procedentes o con destino al polo industrial de Huelva, más de 1,5 millones de toneladas lo hicieron por carretera.

El eje Sevilla-Huelva

"El eje Sevilla-Huelva es uno de los que soportan un mayor tráfico de mercancías peligrosas de nuestro país", así lo afirma un estudio realizado en 1983 por el Instituto de Estudios de Transportes y Comunicaciones. Para disminuir el riesgo potencial derivado del transporte de estas mercancías en la capital onubense se consideró prioritario en este informe desviar el tráfico por las carreteras H-623 y H-624 por Palos de la Frontera y Moguer hasta su enlace con la autovía A-49.Pese a poner en práctica esta medida, recientemente el Consejo Local de Medio Ambiente de Huelva ha denunciado que es frecuente ver "cómo los transportistas atraviesan con sus vehículos la vía urbana, con el consiguiente peligro, que en ocasiones se ha visto hecho realidad con accidentes de camiones cargados de productos peligrosos".

Al mismo tiempo, este colectivo, integrado por partidos políticos de la oposición, asociaciones ecologistas y ciudadanas, ha puesto de manifiesto que el propio Ayuntamiento de Palos de la Frontera ha prohibido el tráfico de mercancías peligrosas por su término municipal, con lo que, según el Consejo Local de Medio Ambiente, se está llegando al absurdo de no encontrar una vía por donde circulen las mercancías peligrosas que proceden o se dirigen al polo industrial de Huelva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de abril de 1988