Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El destino a Granada de Fernando Sebastián puede apartarle de la 'cúpula' del episcopado

Fernando Sebastián, obispo secretario de la Conferencia Episcopal Española, fue designado ayer arzobispo coadjutor de Granada. Este nombramiento se produce unos días antes de que se reúna la asamblea plenaria del episcopado en la que perevisiblemente se planteará el tema de si se elige a un nuevo secretario o bien el actual compatibiliza los dos cargos. Desde que fue elegido para la secretaría, en noviembre del pasado año, algunos obispos opinaban que no concluiría el mandato de cinco años. Su elección con un 85% de los votos, supuso el triunfo del candidato menos conservador, que ahora podría alejarse de un centro de decisión importante.

En aquella ocasión, el propio Sebastián aseguró en una improvisada conferencia de prensa que estaba dispuesto a apurar su mandato. Ayer se desconocía en medios episcopales si esto iba a ser un hecho. "Habrá que oír sus razones en la asamblea plenaria que se inicia el próximo día 18", manifestó a este diario un obispo.En medios eclesiásticos progresistas sorprendía el nombramiento de Sebastián como coadjutor -con derecho a sucesión-, cargo que no se ha utilizado desde la transición democrática. A ello se añade la existencia de diócesis vacantes como Ibiza y otras donde la toma de posesión como obispo titular -Jaén ú Orihuela-Alicante- hubiera sido instantánea, ya que los obispos han presentado la dimisión al haber cumplido los 75 años.

Desde hace meses se había especulado, sin embargo, sobre el estado de salud de José Méndez, arzobispo de Granada. No obstante, su actividad actual es normal, según manifestaron en medios de esta diócesis, que señalaron que hasta dentro de siete años no cumplirá los 75, edad de jubilación.

En caso de que Fernando Sebastián dejara la secretaría general -un cargo de indudable importancia en el que ha recaído el peso de las relaciones Iglesia-Estado- se baraja como hipotético sucesor a Agustín García-Gasco, que ya el pasado mes de noviembre formaba parte de la terna de candidatos al cargo. García-Gasco, auxiliar de Madrid, obtuvo en aquella ocasión una decena de votos, frente a los 58 de Sebastián.

Auxiliar en Santiago

Al auxiliar de Madrid se le consideraba un hombre más próximo a las posiciones del cardenal Ángel Suquía que al actual secretario general. En vísperas de aquella elección, el cardenal y presidente de la Conferencia Episcopal agradeció a Sebastián el trabajo "lúcido y generoso de estos años; el Señor se lo recompense largamente". "Buscaremos la persona más idónea para desempeñar este cargo en las actuales circunstancias", agregó. Estas palabras se interpretaron como que Sebastián no era el candidato de Suquía, hecho que ha sido reiteradamente desmentido de manera pública por colaboradores del obispo secretario.

Por otra parte, Ricardo Blázquez fue designado ayer obispo auxiliar de Santiago de Compostela. Blázquez es doctor en Teología por la Gregoriana de Roma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de abril de 1988