Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado un jefe de seguridad del FC Barcelona por apalear a un espectador

Francisco Gassó Galindo, jefe de seguridad y control del Fútbol Club Barcelona ha sido condenado a 10 días de arresto por apalear a un espectador en el transcurso de unos incidentes ocurridos en 1987 en el Nou Camp. Ésta es la primera sentencia condenatoria que se dicta contra un empleado de seguridad de un club de fútbol por excederse en su misión.

Los hechos ahora sentenciados se remontan al 4 de enero de 1987 cuando en el transcurso del partido que jugaban el Sabadell y Barcelona se produjo un alboroto entre el público, que lanzó objetos contundentes al campo de juego y destrozó el mobiliario de las instalaciones. Los responsables de seguridad del campo lograron detener a un espectador, Jaime Casamor Figueres, de 22 anos, socio del FC Barcelona, a quien acusaron de haber promovido el alboroto.Los responsables de seguridad del club de fúbol confundieron, al parecer, al espectador con un miembro del grupo de los Boixos nois, en el que se agrupaban los más exaltados seguidores azulgranas y que habían promovido otros incidentes en las anteriores jornadas.

Lesiones

La sentencia indica que uno de los guardas jurados, que no ha podido ser identificado, llevó al detenido hasta unos lavabos, sujetándole por los cabellos, mientras que el responsable de seguridad del club le golpeaba con una defensa de cuero. El espectador sufrió lesiones en diversas partes del cuerpo, de las que tardó ocho días en curar. El parte médico diagnosticó la existencia de hematomas en un ojo y contusiones en la frente, cuero cabelludo y costado. El abogado Juan González Muñoz, actuando en nombre del lesionado, presentó una denuncia ante el juzgado de guardia en la que acusaba a varios empleados de seguridad del club y reclamaba asimismo una indemnización de 800.000 pesetas por lesiones sufridas y otras 250.000 por lesiones morales.La sentencia dictada por el Juzgado de Distrito número 2 de Barcelona, asegura que los hechos son constitutivos de una falta de lesiones y ha condenado a diez días de arresto al jefe de seguridad del club de fútbol. El juez ha condenado también al acusado a pagar una indemnización de 32.000 pesetas.

El abogado Joan Piqué Vidal, quien defendió al Fútbol Club Barcelona, ha recurrido la sentencia. Este mismo letrado defendió hace dos años al presidente del club, Josep Lluís Núñez, en la querella que le fue planteada por el jugador del Real Madrid, Juan Gómez, Juanito, por supuestas injurias.

La actuación de los vigilantes jurados de seguridad contratados por los clubes de fútbol viene. provocando, desde hace tiempo, protestas de espectadores y de las propias fuerzas de seguridad, que los consideran inadecuados y poco preparados, pero nunca se habían denunciado sus actuaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de abril de 1988