Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TEATRO /'TODOS ERAN MIS HIJOS'

El regreso del viejo melodrama

Todos eran mis hjos se estrenó en Nueva York en 1947; en España se dio en teatro de cámara, se representó luego en 1963, se vio en película y en televisión.Es una obra que se mantiene a lo largo del tiempo. Puede que el ambiente de posguerra en que se desarrolla, con la principal tesis puesta en el enfrentamiento entre la nobleza y el sacrifico de los combatientes con los logreros de la retaguardia y aumentada porque los buenos son los hijos de los malos, pueda sobrevivir gracias a unas virtudes melodramáticas, que en esta dirección de Ángel García Moreno, sobre la versión realizada en esta ocasión por Enrique Llovet, se acentúan. .

La ideología de antiguo testamento de Arthur Miller y la preocupación de los dramaturgos norteamericanos de la epoca por la herencia de la tragedia griega son demasiado duras para hoy, con sus vengadores implacables y su moral rígida.

Todos eran mis hijos

Obra de Arthur Miller, 1947; versión de Enrique Llovet.Intérpretes: Francisco Guijas, Agustín González, Manuel Brun, Ana María Barbany, Victoria Vivas, Juan Meseguer, Miguel Ángel García, Berta Riaza, Eva García, Fernando Huesca. Escenografía y vestuario de Rafael Redondo. Dirección: Ángel García Moreno. Teatro Bellas Artes de Madrid, 24 de marzo.

Podría ser que la revolución juvenil que comenzó en Estados Unidos -y en Europa- poco después procediera de un desencanto general por lo no ganado, que llega hasta nuestros días en forma de abulia, desesperanza, escapadas y contemplación impotente del negocio sucio.

Otras cosas que no traspasan su fecha: la longitud, la reiteración de frases y situaciones, la sintaxis de la imagen que ha evolucionado tanto en 40 años y que produce una impaciencia en el espectador.

Actores

Dirigidos para el melodrama, los actores responden a él con sus gestos y su tono, dentro de que sobresalen en su oficio, naturalmente, intérpretes de la categoría de Berta Riaza o de Agustín González, con los que vive la tensión Juan Meseguer y sostiene la suya Eva García, aunque no se pueda decir lo mismo de un reparto extenso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de marzo de 1988