Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU agradece a España la oferta de acoger al general

La oferta española de conceder asilo a Noriega se produjo a sugerencia de Estados Unidos y ha sido recibida con satisfacción en la Administración de Reagan, según pudo saber EL PAÍS de fuentes diplomáticas. El portavoz del Departamento de Estado, Charles Redman, agradeció ayer públicamente el esfuerzo español para lograr la democracia en Panamá.Reagan fue informado durante el fin de semana de la disponibilidad española y no ha decidido aún sobre si EE UU garantizaría que Noriega no sería perseguido judicialmente si decide abandonar Panamá.

Elliot Abrams, secretario de Estado adjunto para asuntos interamericanos, le preguntó el pasado viernes al enviado de Felipe González, Juan Antonio Yáñez, si España estaría dispuesta a recibir al hombre fuerte panameño.

Yáñez y el director general de Iberoamérica, Yago Pico de Coaña, que sabían que Panamá iba a ser el tema central de sus conversaciones en Washington, respondieron con una oferta condicionada que habían preparado por escrito el día anterior en la Embajada española en la capital federal.

La Casa Blanca no quiso confirmar ayer si Reagan está dispuesto a aceptar la principal condición española: garantías de que EE UU no solicitará la extradición de Noriega si éste finalmente se refugia en España. "Es un asunto entre España y Noriega", insistió el portavoz presidencial Marlin Fitzwater.

Esperar acontecimientos

"El proceso legal [Noriega está procesado por tráfico de drogas por dos tribunales de Miami] continúa y pensamos seguirlo, y si es posible le detendremos", explicó Fitzwater.El Departamento de Estado está presionando para que se garantice que Noriega no sería perseguido en España. Otra posibilidad, considerada más remota, sería que EE UU levantara los procesamientos contra el general panameño.

Por otro lado, según informa Fernando Jáuregui medios gubernamentales españoles recalcaron ayer que por el momento España se limita a "esperar el desarrollo de los acontecimientos" y no tiene previsto ni siquiera llamar a Madrid a su embajador en Panamá para "evacuar consultas", como han hecho algunos otros países latinoamericanos, entre ellos Venezuela o Guatemala.

Felipe González evitará cuidadosamente involucrarse personalmente en la solución que pueda darse para propiciar una salida pacífica al conflicto de Panamá, dijeron estos medios. Por ello, la Moncloa ni ha establecido ni piensa establecer ningún tipo de comunicación directa con el general Noriega, a quien González conoce desde su relación con el fallecido Omar Torrijos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 1988