Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Ramón Farrán estrena 'Un toro suelto en Nueva York'

El VIII Festival de Teatro de Madrid presenta esta noche en el teatro Albéniz la segunda y última sesión de Un toro suelto en Nueva York, composición de Ramón Farrán, inspirada en Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca. Es la primera vez que en España llega a escena un espectáculo multimedia en el que se funden la música pregrabada en computadora con la intervención en vivo de un sexteto y la comparecencia de un actor, referencia visual al poeta-toro suelto en Nueva York. Luminotecnia y diapositivas completan un espectáculo ambicioso, que en el terreno musical es definido por su autor como "pop clásico", como "música popular contemporánea" o, simplemente, música.

El proyecto nació de un trabajo realizado en común por Ramón Farrán y Juan Carlos Eguillot: un vídeo inspirado en Poeta en Nueva York. Farrán trabajó en la banda sonora y, una vez realizada, parece que "quedaba mucha música" en su cabeza. Así avanzó en una composición de 75 minutos.

Hijo de músico, Ramón Farrán (Barcelona, 1939) apenas contaba ocho años cuando cargaba en un taxi su batería para acudir con Tete Montoliú a jam-sessions de años dorados barceloneses. A los 11 trabajaba como músico profesional en la big band de su padre, la orquesta Plantación, y en su currículo jazzístico está haber tocado con gente como Sonny Rollins, Don Byas, Chet Baker y Joe Henderson. Fue productor musical en los sesenta (Juan y Júnior) y compuso para Julio Iglesias. Entre sus trabajos más conocidos puede estar la cabecera musical del espacio televisivo Los marginados. También es autor de la banda sonora de Immediately yours, de Peter Bogdanovich. Sitúa su trabajo en el campo de la música contemporánea, sin mayor vocación de etiquetas, y George Russell, Jerome Robins, Philip Glass y John Cage son algunos de los músicos con los que mantiene una relación regular.

El ordenador 'Eusebio'

El punto de partida de Un toro suelto... está en un ordenador, de nombre Eusebio, que a través de un programa secuenciador multipista llega vía midi a samplers y módulos de sonido. Sobre la base pregrabada entra en escena el sexteto Camera, con Farrán al piano, Antonio Moltó en los saxos; José Luis Álvarez, guitarras y mandolinas; Antonio Saúco, teclados, y Mercedes Doreste, voz. El actor Javier Rosselló remitirá, desde el mimo, a la figura del poeta. En la composición, dividida en seis cuadros, se hace referencia a poemas concretos del libro de García Lorca, que en ningún momento son recitados. Es el espectador quien puede tener la referencia.Ramón Farrán se muestra refractario a todo encasillamiento y afirma que su música "tiene que ver con todas las músicas. No se ve en el minimalismo, y en su composición muestra claras raíces españolas. Tampoco se define como alguien que pretenda hacer algo nuevo, aunque lo haga, sino simplemente música.

Afincado en Madrid hace un año y medio, Farrán agradeció en conferencia de prensa el apoyo recibido por el Ministerio de Cultura y se lamentó de que "desafortunadamente, en Barcelona nunca pasa nada, aunque haya mucha creatividad que no pueden hundir". "En Barcelona se está cerrando el círculo en un momento en que el mundo es más abierto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de marzo de 1988