Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pilar Miró autorizó la parodia de Els Joglars frente a la opinión de algunos directivos de TVE.

La mayor parte de los grupos políticos, religiosos y deportivos de Cataluña discutieron durante la jornada de ayer sobre la parodia, ofrecida el pasado martes en el programa de Televisión Española Viaje con nosotros, del grupo teatral Els Joglars sobre la crisis del Barça. La polémica se había vivido con anterioridad en la propia TVE, donde el sketch estuvo a punto de no emitirse, de no haber asumido la decisión final de mantenerlo en el programa la propia directora general, Pilar Miró, en contra de la opinión de algunos directivos de la casa.Pilar Miró fue quien autorizó la emisión de la parodia que el grupo de teatro catalán Els Joglars dedicó a la crisis del Barcelona, en contra de la opinión de algunos de sus directivos. En la mañana del martes se le comunicó a Javier Gurruchaga que se estaba estudiando la posibilidad de suspender la emisión del sketch.

En una reunión celebrada el martes, tres directivos de la casa (Jesús Martín, director de TVE; Antonio Abellán, director de programas, y Carlos Orengo, director de producción) discutieron con Gurruchaga la búsqueda de una solución al problema. Martín y Abellán eran partidarios de no emitirlo. Orengo, por el contrario, no veía tantas complicaciones al asunto. Se planteó la posibilidad de aplazarlo y anteponer algún sketch de crítica de diferente signo político para contrarrestar los previsibles ataques que pudieran surgir.

Pilar Miró, en las Cortes

Finalmente, se comunicó a Gurruchaga que, de momento, se suspendía la emisión del polémico montaje. El director de Viaje con nosotros se dirigió entonces a la directora general, Pilar Miró, con la que no pudo hablar personalmente por encontrarse en su jornada de comparecencias ante Senado y Congreso. Pilar Miró le hizo saber que "mantenía el pacto inicial marcado con Gurruchaga, por el que no habría censura ni recorte alguno en el programa". Esta decisión permitió la emisión final de la parodia.

Jordi Pujol, que se hallaba ayer en Lérida, declaró a la Cadena Catalana que no había visto el programa y añadió que no tiene intención, por el momento, de hacer declaraciones al respecto. El portavoz de la Minoría Catalana, Miquel Roca, declaró ayer en el Congreso de los Diputados: "Esperamos que los socialistas catalanes vuelvan a pedir a Albert Boadella que apoye sus listas electorales en las próximas elecciones autonómicas, como ya hicieron en las pasadas municipales en Barcelona".

El secretario general de Esquerra Republicana, Joan Hortalà, indicó que la actuación "sobrepasa lo que se puede llamar buen gusto", aunque añadió que no era voluntad de su partido .echar leña al fuego".

Jorge Fernández Díaz, presidente regional de Alianza Popular de Cataluña, anunció ayer que su partido solicitará a través de sus representantes en el Consejo de Administración de RTVE la desaparición del programa "y las responsabilidades correspondientes, con todas sus consecuencias". AP ha presentado, por otra parte, una proposición no de ley al Parlamento catalán para que critique el programa de Gurruchaga. Según el dirigente aliancista, el programa de Gurruchaga supone "una clara ofensa a los sentimientos y creencias religiosas y políticas de muchos catalanes".

El portavoz del Gobierno y ministro de Cultura, Javier Solana, manifestó a la cadena COPE que "hay que dar la menor importancia a estas cosas" y añadió: "Cataluña ha demostrado muchas veces que tiene más sentido del humor y que son capaces de encajar las críticas con generosidad y buen sentido".

Los delegados de medios de comunicación social de las diócesis españolas hicieron pública una nota de repulsa por "la representación burlesca que se hizo de la virgen de Montserrat". El arzobispado de Barcelona dió un comunicado en el que protestaba y afirmaba que "todo medio de comunicación, sobre todo si es público, está obligado a evitar aquello que sea un descrédito de las instituciones y personas públicas".

Josep Maria Mainat, miembro de La Trinca, dijo estar al corriente del asunto, aunque no vió el programa. Manifestó su solidaridad con Boadella: "Me parece muy bien lo que hace. Sólo faltaría que las instituciones catalanas fueran más intocables que otras. Me parecería lamentable que Cataluña, que ha sido siempre paladín de la autonomía lo fuera ahora del rasgamiento de vestiduras".

La Comisión Delegada del FC Barcelona en sesión extraordinaria celebrada ayer acordó hacer público su rechazo al pro grama "interpretando los sentimientos de sus asociados y de portistas". "Imágenes, instituciones, símbolos de Cataluña y personas en su representación", dice el comunicado, "no pueden ser tratados con el menosprecio y falta de respeto con que se hizo".

Algunos jugadores mostraron ayer su disgusto. José Ramón Alexanco manifestó: "Siento ver güenza por esos señores, que además son catalanes". Calderé consideró que "de la broma se pasó a la sátira descarnada y de mal gusto". El programa no molestó en absoluto al Español, algunos de cuyos jugadores lo co mentaron en tono jocoso. Consi deraron "muy divertido" que e niño Jesús fuera del Español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de febrero de 1988