Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frederick Loewe, compositor de 'My fair lady' muere en California a los 86 años

Formó con Alan J. Lerner uno de los dúos creativos más célebres de Broadway

Frederick Fritz Loewe, el compositor que durante más de 14 años formó con Alan J. Lerner uno de los dúos creativos más famosos de Broadway, murió el domingo, en Palm Springs (California) a los 86 años. Autor de las canciones de musicales como My fair lady (Mi bella dama), Camelot, La leyenda de la ciudad sin nombre, Brigadoon o Gigi, sus trabajos recogen la herencia europea de la opereta finisecular, y en ellos destaca su fluido desarrollo melódico. La causa de su muerte fue un ataque cardiaco, según confirmó John F. Morris, viejo amigo de Loewe.

Entre las canciones más famosas que Loewe escribió con Lerner, fallecido en junio de 1986, se cuentan Casi como enamorados, Podría haber bailado toda la noche, En la calle en la que vives, Me he ido acostumbrando a ella, Si alguna vez te hubiera abandonado, Gigi y Gracias al cielo por las jovencitas. Las más refinadas composiciones del tándem se caracterizan por un desarrollo temático muy contemporáneo y la precisión de las frases, unidas a unas melodías llenas de gracia que a veces parecen mirar hacia la opereta europea de fin de siglo.Lerner y Loewe, cuya química creativa fue comparable a la de dúos como los de Rodgers y Hammerstein, Dietz y Schwartz, y George e Ira Gershwin, fueron un equipo más diferenciado que otras parejas del mundo teatral de Broadway. Diecisiete años mayor que su neoyorquino colaborador, Loewe provenía del mundo de la opereta europea y se trasladó en 1924 a Estados Unidos, donde luchó durante años para conseguir una posición en el teatro musical.

Su colaboración con Lerner, que comenzó inesperadamente en 1942, culminó 14 años después con My fair lady, un espectáculo de Broadway ampliamente considerado, dentro del musical de Broadway de los años cincuenta, como una cima de perfección en el género. Para Rex Harrison, actor pero no cantante, que interpretó el papel de Henry Higgins, Loewe creó melodías que llevaban a la perfección el acoplamiento con su voz cáustica. Para Julie Andrews, que interpretó a la chica de clase baja a quien Higgins convierte en una dama, su estilo melódico fue del estrépito del music-hall británico a la elegancia de los valses de Strauss.

Joven pianista

Loewe nació en Berlín el 10 de junio de 1901. Su padre era Edmund Loewe, un conocido tenor vienés. Habilidoso pianista ya a los cuatro años, el joven Loewe estudió este instrumento en Berlín con Ferruccio Busoni y Eugene Dalbert, y se inició en la composición y orquestación con Emil Nikolaus von Reznicek. Empezó a componer canciones muy joven, y escribió la música de una obra de music-hall con la que su padre hizo una gira por Alemania. A los 15 años escribió Katrina, una canción popular que obtuvo un enorme éxito por toda Europa.El temprano éxito como escritor de canciones de Loewe le dio la idea de irse a Estados Unidos en 1924. Dio un concierto en el Town Hall, de Nueva York, seguido de un contrato en el Tivoli Theater. Pero, dificultado por su sensibilidad musical, no considerada suficientemente americana, tardó en conseguir el éxito que pensaba lograr rápidamente. Trabajó en diversos oficios durante años, entre ellos como vaquero y cartero. En Nueva York tocó el piano en bares y el órgano en un cine, pero perdió este empleo a la llegada del sonoro.

En 1935 pudo vender, finalmente, su primera canción en Broadway. Ganó 25 dólares por ella. En 1938 compuso la primera banda sonora teatral, The great lady, con Earle Brooker. El espectáculo sólo tuvo 20 representaciones.

Fue un encuentro casual en 1942 lo que unió profesionalmente a Lerner y Loewe. Éste había recibido el encargo de una producción en Detroit y, como admiraba algunas canciones de Lerner, se presentó a él. A los dos días ambos estaban camino de Detroit. Pese a que en sus primeros trabajos juntos no obtuvieron demasiado éxito, siguieron colaborando, hasta que éste llegó en 1947 con Brigadoon, obra de la que se dieron 581 funciones y que obtuvo el premio de la crítica de Nueva York como el mejor musical del año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de febrero de 1988