Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conmoción en Brasil tras la tragedia de las inundaciones

Río de Janeiro

Brasil está conmocionado por las dramáticas escenas del rescate de las víctimas de la tragedia de Petrópolis, enterradas entre toneladas de lodo y piedra. Ha comenzado una campaña nacional para ayudar a los damnificados. El número de muertos en todo el Estado de Río de Janeiro a causa de las lluvias caídas en los últimos días, se eleva ya a 151 y cerca de un millar los heridos, pero los grupos de rescate aseguraron que la lista de víctimas mortales puede superar las 300 personas.

Petrépolis -una pequeña ciudad de 320.000 habitantes a 60 kilómetros de Río de Janeiro- fue la más azotada por la catástrofe, con 124 muertos y más de 3.000 damnificados. Las lluvias provocaron cerca de 50 deslizamientos y el desbordamiento de ríos, que han dejado inundada la mayor parte de la población, con pérdidas por valor de 15 millones de dólares (cerca de 1.700 millones de pesetas).

Uno de los dramas más conmovedores ha sido el rescate de una mujer de 44 años que permaneció con vida 42 horas bajo los escombros de su casa y que mientras era sacada por los bomberos tras intensos esfuerzos preguntó por el resto de su familia, que murió en el desastre. María Ismenia Aleixo relató que durante el tiempo que estuvo cubierta por la espesa capa de lodo sólo pensaba en su hijo y en su familia, y que había perdido las esperanzas de vivir hasta que sintió la presencia de los bomberos y comenzó a gritar. El rescate duró tres horas.

Durante la tragedia, ocasionada por las intensas lluvias que desde el pasado martes azotan el Estado de Río de Janeiro, la localidad quedó incomunicada por vía terrestre. Las autoridades locales han declarado la situación de calamidad pública.

Problemas sanitarios

La situación sanitaria es en estos momentos la principal preocupación de las autoridades, que intentan evitar una epidemia o el contagio de enfermedades infecciosas, debido a las precarias condiciones de los hospitales y a la falta de agua potable en la ciudad. Como medida de prevención, el Instituto de Medicina Legal agilizó la inspección de los cadáveres y los trámites para sepultarlos.Los mayores aluviones se produjeron durante la noche del ,viernes y en la madrugada del sábado, cuando el agua caída provocó el desbordamiento de los principales ríos de la región, que, a su vez inundaron la mayor parte de la zona urbana y produjeron varios deslizamientos de lodo, que sepultaron viviendas y arrastraron centenares de personas.

El servicio de meteorología del Estado de Río de Janeiro emitió ayer un boletín especial en el que informaba que las fuertes lluvias seguirían durante las próximas 24 horas. La situación también es delicada en otras ciudades del Estado, como Duque de Caxias, Nova Iguazu, Teresópolis y Angra Dos Reís, donde según las autoridades se han registrado 25 muertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de febrero de 1988